Para algunos, los primeros recuerdos musicales de nuestra infancia son los clips de los años ochenta que se colaban entre la programación infantil y a veces hasta formaban parte de ella como ocurría con la legendaria Bola de Cristal. Grupos como Genesis, The Police, Queen, Pink Floyd o Pet Shop Boys, compartían nuestro universo infantil con las creaciones Disney o los personajes de Barrio Sésamo. Cada vez que pienso en cómo fue la infancia en los años ochenta, me viene a la mente el videoclip de Land Of Confusion, aquella canción de Genesis que le daba un buen repaso a todos los personajes del macabro teatrillo de la Guerra Fría. Corría el año 1986. Era un mundo dividido en dos a través de un muro en una ciudad alemana y con una televisión en la que un montón de personas se amenazaban unos a otros. En el cole y en las noticias decían que los rusos y los americanos podían destruir el mundo con nosotros dentro varias decenas de veces con solo apretar un botón. Difícil de comprender, pero para desternillarse de risa cuando eres un crio y ves al guiñol de Ronald Reagan vestido de Superman corriendo despavorido de un lado para otro en un mundo de dinosaurios con pajarita, muñecos que se arrancan la cabeza unos a otros, hablan en pantallas a masas enfervorecidas o tocan la batería y cantan al mismo tiempo, mientras las botas de un ejército avanzan imparables sobre los pantanos.

No lo sabíamos entonces, pero aquella canción formaba parte del álbum Invisible Touch, que se iba a convertir en el mayor éxito del grupo después de doce discos como doce soles. El vídeo, que pasaba en bucle en la MTV y se llevaría el Grammy al mejor vídeo musical en 1988, supuso una sátira muy valiente para la época porque ilustraba de una manera muy gráfica el cansancio de la opinión pública frente a unos dogmas que dividían el globo y que empezaban a estar completamente desfasados.

There's too many people making too many problems. Veinticinco años después, los personajes han cambiado, pero el mundo sigue siendo la misma Tierra de Confusión. Si los Genesis quisieran repetir el clip, no tendrían a Reagan, ni a Gadafi, ni a Gorvachov, pero los Merkel, Sarkozy, Obama y demás no se quedarían a la zaga de lo absurdo. Nos queda por saber si el mensaje de esperanza sigue vigente:  We won't be coming home tonight, My generation will put it right Los Genesis tenían la receta: usar nuestras manos para poner todo en orden de una vez por todas y convertir el mundo en un lugar por el que merezca la pena luchar. Será nuestra generación la que recogerá el testigo? Quiero empezar la semana pensando que todo es posible y por eso os dejo esta Canción de la Semana.

Dr. J.

Land of Confusion by Genesis

Gracias por compartir:

Comenta por favor!

Hay 0 comentarios hasta ahora. Añade algo ;)