Cosas que contamos

foals, bime, live, 2019, bilbao, cartel, festival

El BIME Live 2019 ha puesto la guinda a su cartel. Foals, Röyksopp, Floating Points y First Girl on the Moon son el remate al pastel que el festival 'indoor' servirá los próximos días 1 y 2 de noviembre en el BEC! de Bilbao, que también ha anunciado el contenido urbano del espacio Goxo.

La otoñal cita vizcaína cierra así una potente séptima edición a la que también acudirán las leyendas de la electrónica, Kraftwerk y el rey del funk de los 90, Jamiroquai, además de Brittany Howard, Michael Kiwanuka, The Divine Comedy, Carolina Durante y Amaia Romero, entre otros.

Tras su arrollador paso por el Bilbao BBK Live en 2016, Foals volverán a la ciudad con su aclamado nuevo álbum, 'Everything Not Saved Will Be Lost', en el que vuelven a mezclar la música de baile con el indie rock atmosférico. Según destaca la organización del BIME, "uno de los mejores y más versátiles" discos de la banda del carismático Yannis Philippakis.

bime, live, festival, 2019, cartel, bilbao, bec, foals, kraftwerk, foals, jamiroquai

Destaca también la visita del dúo noruego Röyksopp, que actuará como DJ set, "reconocidos por experimentar con diferentes géneros" y "capaces de definir el sonido de la electrónica más renovadora de la pasada década". A pesar del formato, es de esperar alguno de los temas de su proyecto '(Lost Tapes)'.

Continúa la electrónica con Floating Points, nombre artístico del productor y doctor en neurociencia Sam Sephard, que hará gala de su vanguardismo que ya ha ido mostrando en los adelantos de su nuevo disco, 'Crush'.

Con First Girl on The Moon, en cambio, será todo post-punk. El dúo, editado por el sello de Last Tour, Oso Polita, presentará en el BEC! su álbum debut 'Scars', que saldrá a la venta el 27 de septiembre y que ya cuenta con el single 'Moon'.

Perreo en Goxo

Por segundo año consecutivo, habrá sitio para la música urbana y el perreo. Goxo, un pequeño club de trap, R&B, hip hop, dancehall y reguetón, contará este año con Kaydy Cain; la productora, vocalista y DJ francesa Coucou Chloe; la mezcla de reguetón y emo Kamixlo; el rap-reggae de King Doudou; la música urbana en portugués de Branko; la amante de la música negra y los ritmos populares, Topanga Kiddo; las atmósferas latinas de Atodamadre; y el dj canadiense Brat Star, que repite en Goxo tras acompañar en 2018 a Yung Beef.

De forma paralela, el festival organiza actividades relacionadas con la industria musical a través de charlas, conferencias, mesas redondas y talleres los días 30 y 31 de octubre y 1 de noviembre, con personalidades tan destacadas como Mathew Knowles, padre de Beyoncé y Solange. Se denomina BIME Pro; puedes consultar toda la programación aquí.

Camping y cápsulas

A diferencia de otras ediciones, se habilitará un espacio en el propio BEC! como zona de acampada, en formato camping, glamping e cápsulas altamente equipadas.

En cuanto a las entradas, el bono de dos días cuesta 85 euros y la entrada por día 50. El pase al camping varía entre los 12 euros de la opción básica y los 474 de la versión más innovadora en una cápsula doble. Para el BIME Pro, los tickets cuestan 80 euros, aunque existe una doble abono para la parte profesional y los conciertos a 110. Todos las opciones pueden adquirirse a través de la web oficial del festival.

Ergo
Ya teníamos ganas de caer por Gijón para hacernos un festival. Conocíamos la ciudad, teníamos buenas referencias del Tsunami y este año, nos embarcamos en una aventura que nos llevó como primera parada hasta allí, hasta Asturias, con ganas de comprobar todo lo que nos habían contado.

De primeras, Gijón no decepciona nunca. Una buena previa el día anterior por Cimadevilla nos lo dejó claro. Buena comida, buena sidra, buen ambiente y garitos que cumplen las expectativas. Tras esa noche y después del obligatorio cachopo... Bus y al festival. Que el transporte público de la ciudad te acerque hasta la misma puerta de la Laboral es un gran punto a favor.

Una vez allí, entrada cómoda. El festival ya está en marcha y el ambiente que se respira parece bastante familiar. Lo primero que nos impresiona es el recinto. La plaza central donde se encuentra el escenario principal está dentro de la Universidad y la arquitectura le da un toque distinto. Otro punto para el Festival. De ahí, al reconocimiento rápido del recinto... Baños, zona de comida, barras y segundo escenario en las canchas de baloncesto. Todo muy a mano, todo muy guiado, todo muy familiar, veremos cómo va la cosa cuando empiece a llenarse.

Cambiados los tokens donde ya vimos las primeras colas, primera cerveza y a escuchar a Carolina Durante. Será por el horario o por las excesivas posturas sobre el escenario no acabamos de entrar en el directo y decidimos hacer nuestro concierto alternativo con bailes regionales incluidos. Tachado este slot, turno para Willis Drummond. Aquí la cosa empieza a calentarse. Descarga sin florituras pero muy efectiva. Y eso se nota en el público. Con Pulley atardece y aunque el sonido no acaba de despegar el show funciona.

La gente que poco a poco va llenando el recinto se lo está pasando en grande pero se empiezan a ver excesivas colas en los baños y alguna que otra cola de más en los cambios de tokens. Es entonces descubrimos el verdadero drama. Una cola kilométrica para intentar cenar algo. El sistema no parece muy práctico, hay que hacer una primera cola para pagar lo que quieres comer y una segunda para recogerlo. Eso provoca un efecto embudo en el que nos consta que más de un festivalero estuvo mucho, mucho tiempo. Un auténtico desastre que provocó que al día siguiente el festival anunciara que se podía introducir comida en el recinto. Una rápida reacción tras un malísimo planteamiento. Menos es nada.

Entre colas y esperas se va acercando la hora de The Offspring. Ya teníamos ganas de volverlos a encontrar. Y tenemos que decir que no esperábamos un gran concierto. Los californianos nos habían decepcionado más de una vez. Quizá por eso, porque no esperábamos mucho, nos sorprendió. La descarga musical fue tremenda, el setlist redondo, la puesta en escena intensa. Ellos entregados, la gente absolutamente entregada. Una comunión perfecta que acabó con un gran concierto. Sí señor. Otro puntazo para este festival.

Con ese buen sabor de boca y tras darnos un paso por ASG enfilamos el camino de vuelta. Y de nuevo colas, colas y más colas. A pesar de la gran cantidad de autobuses, la espera se alarga. Es lo que tiene que tras tu cabeza de cartel cierres el día. Paciencia y a descansar.

Para el segundo día y como suele suceder en casi todos los festivales, las colas desaparecieron. Vimos a La M.O.D.A. en un horario todavía un poquito frío para conectar. Siguió con Not Fun At All que por problemas de vuelos tuvieron que tocar en el segundo escenario y se les quedó pequeño. Como pequeño se le quedan todos los escenarios a Berri Txarrak. Hora y media sin parar. Con un sonido descomunal y con todo el mundo a los pies de estos muchachos que se van a ir por la puerta grande.

Había que tomarse un pequeño descanso tras el vendaval Berri para ver, no sin cierta curiosidad a Kaiser Chiefs. Los británicos son unos supervivientes natos y desde luego tienen más que dominado el directo. Con un show facilón en algunos tramos, con los guiños que nunca fallan con su público y con los tres o cuatro temazos de siempre cumplen con creces, te dejan una sonrisa y a otra cosa.

Y la última cosa era NOFX. Los que los conocen bien aseguraban que la hora y pico que les habían puesto era demasiado. Que escucharíamos música unos quince minutos y peroratas sobre el escenario durante más de media hora. Suena exagerado pero no les faltaba razón. Bien es cierto que hubo charleta, pero también hubo música. Otra vez la acústica ayudó y el Tsunami puso un buen colofón con los californianos entregados a la causa.

Como balance y leyendo y escuchando las opiniones de los veteranos en este festival, esta edición de 2019 estuvo sobredimensionada de gente. Hubo algún que otro problema con la devolución de los tokens y hay quien también se quejaba del nivel del cartel. Esperemos que la organización aprenda de los errores porque festivales como el Tsunami escasean y hay que cuidarlos para que no se pierdan en la maraña del más de lo mismo en la que el que menos importa es el festivalero que quiere pasarlo bien.

J&B

Durante los días 11 y 12 de Octubre se celebrará la segunda edición del festival A Cop de Rock, que reunirá por segundo año consecutivo a algunas de las bandas más destacadas dentro del panorama estatal.

Como gran novedad, para esta ocasión, el festival tendrá lugar en el Poble Espanyol de Barcelona. Dos días de fiesta en los que podremos disfrutar de la mejor música y un ambiente único donde el recinto, que por cierto, es al aire libre, se va a inundar con una mezcla de estilos entre el Metal, Punk, Hardcore o Thrash, con el Rock como denominador común.

Para esta segunda edición, la organización ha diseñado un cartel de auténtico lujo compuesto por Soziedad Alkoholika, Desakato KOP, Angelus Apatrida, Narco, Crisix, Rat-Zinger, Escuela De Odio, Exceso y Su Ta Gar.

El buen momento de bandas como Desakato, Crisix o Kop, el trash metal de Angelus Apatrida, la impresionante puesta en escena de Soziedad Alkoholika, los míticos Su Ta Gar, el punk a lo Motorhead de los Rat-zinger, el hardcore de los asturianos Escuela de Odio, el mejor rock de la mano de Exceso o Narco con su nuevo cantante, son algunos de los alicientes para esta segunda edición.

Las entradas se pueden adquirir en www.acopderockfest.com, al precio de 28 euros la entrada de un día y 45 euros el abono para los dos días. Los menores de 12 años tendrán entrada gratuita, de los 13 a los 17, abono para los dos días 22€ y entrada de un día 14€.

Además, estad atentos a sus redes sociales, ya que desde la organización se realizan algunos sorteos donde podéis ganar entradas y demás para el festival.

Com siempre, el aforo es limitado, así que no te duermas para las entradas. Nosotros allí estaremos.

Albert Aurin
Festival Colours of Ostrava 2019  en Dolni Vitkovice, Ostrava, República Checa.

Aquí puedes leer nuestra crónica 



Vincent