Cosas que contamos

-
-

Bad Religion Tour 40+2
 

A los patinetas, HFMN nos debía una gira. Pues parece ser que después de un tiempo, el día por fin ha llegado. Estamos hablando de la gira conjunta que va a llevar por la península a bandas del calibre de Bad Religion, Suicidal Tendencies, Millencolin, Pulley y Blowfuse entre otros depende de la ciudad (Desakato, Bastards on Parade... también estarán en algunas fechas). 

En esta gira, a diferencia de otras, Bad Religion llegará a varias ciudades del estado (Bilbao, Málaga, Valencia, Barcelona, Madrid y Santiago), así que si tenéis oportunidad, no dudéis porque su directo es de alto nivel. ¿Se atreverán a estrenar el nuevo single de Beach Rats

Suicidal Tendencies es pura actitud. Si te molan los grupos de los que a parte de lo musical, te atrae el carácter encima de un escenario, sin duda no te puedes perder el show de los californianos. Y si hablábamos de patineta, en toda fiesta del skate no puede faltar Millencollin. Los suecos con su hardcore melódico hará las delicias de los fanáticos de ese género, ya que tienen una finura y frescura que muy pocos grupos pueden transmitir. Velocidad y contundencia a partes iguales.

Otros veteranos del punk rock, estarán en la gira del año. Estamos hablando de Pulley. Los del norte de Los Ángeles seguro que saben coger el bate y hacer strike. Con su frontman Scott a la cabeza, pondrán el sonido añejo a la velada. Aires de Teen Foot Pole puede sobrevolar su actuación.

Les tocara abrir a los catalanes Blowfuse. Si los escuchas por primera vez puede ser que te cueste asimilarlos, porque mezclan varios estilos con influencias muy diferentes. A pesar de eso, la electricidad que transmiten hará mover tus pies y hacer que tu cabeza cortocircuite. Adrenalina en estado puro. 

La cita de Madrid tendrá lugar el sábado 21 de Mayo en el Wizink Center, las demás puedes verlas en el cartel. Las entradas están volando, así que no lo dejéis para el último día que luego os vais a arrepentir. Sacad las gorras y los monopatines, que la noche promete.

Público en Viñarock2022
El Viña siempre se espera con ganas, ansia e ilusión. Pero este año todas esas emociones se multiplicaban por mil. Y es que, este último invierno de dos años sin festivales, para mí ha sido demasiado largo. Llegar casi a montar el recinto, explorar el lugar como si fuese la primera vez...sensaciones encontradas, foto en farola, ha empezado el aquelarre: ya estamos aquí.

Primeros acordes sobre el escenario, La Selva Sur, al fin los vemos. Animado concierto, poca gente y muchas ganas. Se intuye y se sabe; va a ser un gran Viña. 

Miércoles, fiesta de presentación, la puesta en escena del festi. Familiar, sin grandes aglomeraciones. Ideal para aterrizar en el mágico mundo festivalero.

Rompimos cadenas, fuimos libres... veníamos de sobrevivir todos los imposibles. Barra libre y todo vale: brillantitos, pegatinas, flores, disfraces, sonrisas, bailes, pogos, reencuentros, receptividad, cachis, chupitos NO... ¡todo bien! Del primer día, aunque Dakidarría me gustó mucho, me quedo con Xavi Sarrià. Y no es que la terreta tire mucho, que también. Es que joder... ¡cómo sonaron! El que fue líder de Obrint Pas se rodea de lo mejorcito y ofrecen un espectáculo digno de ver. Fuerza, ritmo, melodía y reivindicación a partes iguales. Un bolazo para quitarse el sombrero y las flores festivaleras.

Te retiras del recinto con la noche en los bolsillos y esperas el día en la carpa de temazos. Busquemos un rincón en el que bailar. Alargar las noches, amanece que no es poco, otro litro... 

Jueves. La cosa ya va enserio. Me quedo con Little Pepe o el tío Pepe, como queráis... Lleno de luz, mensajes de amor y vida, ritmos de todos los colores. Y pensábamos que solo íbamos a ver reggae. Gran descubrimiento. Dejarse la voz en el tributo de Extremo. Las noches se mezclan con los días. Cantar y bailar la vida bajo la luna y la lluvia. Sentirnos libres.

El viernes era un no parar de querer ver grupos, mucho curro y grandes refuerzos en forma de maravillosas personas llegaban a nuestra aventura. La emoción y el cielo azul en las caras. Cuidarnos unos a otros. 

EUKZ

 

Tenía tantas ganas de El Último Ke Zierre... ¡cómo me lo gocé! Hacer volar la vida a pleno pulmón. Trastucada, Kaotiko, Reincidentes, Def Con Dos.... Vivimos, cantamos y nos divertimos haciendo malabares con horarios y escenarios. Estamos cenando, pero tenemos que salir, salir corriendo que van los Desakato. El viento eriza tu piel, respira hondo, para el mundo. Y se me hicieron un nudo las cuerdas vocales con Los de Marras. Adrenalina rozándome el alma. Melodías canallas, ritmos y letras tatuadas en mi ser. Siempre a vuestra vera. Cómo me pone el ruido. 

Y el sábado, revolviendo otra vez, empezando de nuevo, volviendo a nacer. Obligaciones: hacer  guacamole, recoger el merchan, el Niño de la Hipoteca, Auxili, Zoo, Lendakaris Muertos, La Pegatina y Boikot. Menudo top final. Y es que en el Viña no hay noche que no valga la pena bailar, ni amanecer a la sombra de una carpa que no valga la pena vivir.

Historias, melodías, ritmos y personas que guardo a fuego. A pecho abierto con nuestras vidas encendidas. 

Nos hemos vuelto a abrazar, hemos sido un solo corazón latiendo al son de la música. 

Detenerme en esta locura, le da cuerda a mi reloj. Vivir es más que respirar. 

Mi corazón es vuestra casa. 

Quiero que estéis cuando llegue mañana. 

Os espero en la farola.

Anna Cupa

LA FAROLA
Los de Marras abrazando


Os dejamos varios momentos de las bandas que más nos gustaron en este Viñarock 2022. Ángelus Apátrida, Kase.O, Huntza, Chikos del Maíz, Lendakaris Muertos, Kaotiko, Hamlet... 
 
No están todas pero las que están se lo han ganado a pulso por sus conciertos y por posar tan bien para Festivaleros!
 


Aitor de Lendakaris en Viñarock 2022

Como ya contábamos que ocurría con el público, esos viñarockeros que son el alma de Viña Rock, los nervios, la risa floja o las carreras no son su patrimonio exclusivo. También pudimos ver a artistas de consolidado talento y experiencia, ponerse nerviosos como si fuera su primera actuación. Las mariposas en el estómago volaban libremente en el ambiente. No era para menos, volvíamos por fin todos a Viñarock.

 

 

EL VIÑA ES EL VIÑA

Porque ir al viña es una responsabilidad. Es un escaparate inmejorable para muchas bandas, y sobre todo y muy importante, los artistas se sienten en deuda en esta fecha con su público. Es el sitio en el que el público hace magia. Miles de prestidigitadores sacan sus mejores trucos para que el espectáculo esté presente más que nunca. Y miles de aventuras ocurren en lo que dura un acorde. Más de 60.000 al día sólo dentro del recinto.

Cosas como las que se viven en el Viña son las que hacen de él un festi diferente. Por eso, cuando escuchas tantas veces en las voces de viñarockeros pero también de artistas, managers, técnicos y prensa la frase de “el viña es el viña”, entiendes la filosofía y magnitud de tal evento. 

Así como el viña celebraba su 25 aniversario también muchas bandas celebraban diferentes fechas señaladas como así rezaban varios carteles a sus espaldas. Es indudable que mucho público no había ni nacido cuando muchas bandas empezaban. Pero una de las mejores cosas del viña es que allí todo el mundo se mezcla, todas las edades empastan y el salto generacional se convierte en puente.

Mago de Oz en Viñarock 2022

 

LA MÚSICA

Puente generacional es explicarle a alguien que Rulo antes cantaba en La Fuga e hizo casi todas las
canciones que ahora le gustan y ver cómo encajan algunas piezas en su cabeza. O que tío y sobrino te pidan una foto en su primer festival juntos. Ver a Mägo de Oz con la chavalería más joven en primera fila dejándose la garganta, secundada por decenas de miles en una fiesta pagana desbocada. Al mismo tiempo Ángelus Apátrida lo celebraban a su manera, tocando a la velocidad del rayo, un rayo muy oscuro.

Vimos a Kase.O dando clases magistrales de cómo controlar una banda de jazz a su antojo, poniéndose serio cuanto tocaba y desenfadado por momentos. Sopa de Caracol, ¿en serio Javi? Cómo desplazarse flotando sobre su propio flow encima de un escenario, por primera vez en el grande de Viñarock.

Los Derby Motoreta's Burrito Kachimba suenan frescos y salvajes, quizá la luz del día no les hizo justicia pero el sonido fue brutal. La voz de Dandy Piranha te resuena profundo, la kinkidelia se apoderó durante una hora del cielo del escenario metalero y más de uno no se acordaba ni dónde estaba al terminar.

Kaotiko, a pesar de las adversidades (sin su batería y con un Jon que había pasado una noche anterior difícil), sacó el martillo pilón. Desakato, arrasó con la estepa manchega y Los de Marras, volvieron a ponerse el mono de faena para mancharse fabricando un concierto recibido con auténtico fervor por su público, ya estuviera dando saltos o volando sobre dos ruedas. 

Kaotiko en Viñarock 2022
 

25 años del viña, y 25 años de Kaos Urbano. Viña y kaos, dos conceptos que también mezclan perfectamente. Diversidad y múltiples direcciones. Puro viña. El público entiende esa simbiosis y lo dio todo desde el primer acorde. Eran las seis de la tarde, el sol lucía, pero el ambiente era nocturno. Entre humo y bengalas, sus fieles seguidores disfrutaron de un bolo de los que tardan en olvidarse.

Como se quedó para mí uno de los mejores conciertos del festi. Hacía tiempo que no veía a los Chikos del Maíz y me parecieron todavía mejores de lo recordado, con un flow aún más afinado, clavando tempos difíciles de domar y manteniendo ese aroma a pólvora y combate en el ambiente. Y eso que al Nega le daba pereza el viña y que si no se qué de una tarta de queso.

Y a pesar de que pueda parecer que tocar el último día en la última franja del festi es forzar a la peña, los pronósticos se volvieron a romper. El fin de fiesta corría a cargo de Zoo, Lendakaris, La Pegatina y Boikot. Ir a un concierto de Zoo y que tus pies estén más rato en el aire que en la tierra comienza a ser obligatorio. La Pegatina estrenaba audiovisuales y confeti, con un show súper trabajado en el que se mezclan la fiesta, los colores y el saber hacer.

Kase.O en Viñarock 2022

 

Boikot se guardó un regalo para su público. Ya no sólo cuando salió al escenario con Julio Maloa de la Raíz al micro, sino que todo el concierto en sí fue un regalo. Para cerrar el festival se tocaron el mejor concierto que les he visto en años. Y eso no pasa kualkier día.

Y lo de Lendakaris no tiene nombre. Pusieron el águila boca abajo, se puso Aitor boca abajo, todo el público de las primeras filas estaba boca abajo. Una tralla, un no parar ni un segundo, una intensidad. Un acabar el concierto y estar para escurrir. Brutales.

Y muchos más que nos dejamos... los bailes infinitos con Talco, y los más elaborados de Alex Sardui de Gatibu. Las parrafadas grabadas a fuego en la memoria de Def Con Dos, el Rapsusklei y su gorra con sus rastas, el Fernandito Costa que asegura el relevo con mucho criterio, el descubrimiento de Huntza, la ilusión de ver otra vez a Exceso en el viña, los gritos de Molly de Hamlet, la jerarquía del Drogas, ver de espaldas a EUKZ, el primer llenazo con Mafalda o por supuesto el himno del viña, los Trashtucada y su 'De festi vale?'

La música. Qué será eso que nos vuelve locos de la música y se potencia hasta el infinito en el viña. 

Volando sobre ruedas Viñarock 2022




VIÑAROCK 2022. ORGANIZACIÓN Y PUNTOS A MEJORAR

No podemos cerrar esta crónica sin hablar de lo mejor y lo peor de Viñarock en cuanto a organización. Y más este año, que no es ningún secreto que ha habido muchas quejas por cómo se han tratado ciertos temas. Siempre hay quejas pero algunas veces son más fundadas que otras.

Por ejemplo los precios, que obviamente han subido, pero los precios siempre son discutibles. Obligarte a comprar un vaso y no poder devolverlo entra dentro de lo normal. Se agradecen los vasos reutilizables, ya era hora, aunque el kubalitro en realidad sean kuba90centilitros, y sólo había que comparar toda la basura que quedaba después de los conciertos de otros años y este. Si estamos convencidos que reutilizar es lo suyo, eso tiene un coste.

El primer año de pago con pulsera estaba bien organizado, la carga y el pago eran rápidos y evita líos con los tokens o pérdidas. Pero cobrar 3 euros por devolverte tu dinero restante es robar. Con todas las letras. Y poner que es debido a causas técnicas o de gestión pues es tomarnos por tont@s. Si se hace, se hace bien.

 

El colmo fue la jugada de que si compras una promo de 50€ y recargas antes de acabarla, se esfume lo que te quedaba de promo. Eso, por mucho que estuviera anunciado, no se puede hacer. Había mucha gente, entre ellos yo, que no era consciente y a la que nadie le dijo nada al ir a recargar. Euros y euros perdidos por ahí... Esas dos cosas tiene que arreglarlas Viñarock sí o sí.

Y poner más gente en las barras. En muchos, demasiados, momentos de la noche había pocos camareros para la cantidad de público y bastante pachorras. Colas para pedir de segundas y terceras filas como hace tiempo que no veía en un festi antes del parón. Muy majos y majas y sin perder la calma en los peores momentos, eso sí, pero muy insuficientes en número.

Algunas manías en las barras que no llegamos a entender: kalimotxo sí pero tinto con limón no, y kalimotxo en vaso de pinta no se puede, sólo en el grande. El 2x1 sólo de cerveza cuando fuera el kali oficial valía la mitad. Y ni se te ocurra pedir que te quite un hielo. Cosas de los números supongo.

Por lo demás el sonido fue en general bastante bueno en todos los escenarios, excepto la fiesta presentación que dejó a los grupos cara de incredulidad. El mejor sonido como casi siempre el del escenario metalero, con DMBK era un escándalo para bien.

Y en el resto, la organización me sigue pareciendo buena, los accesos, la repartición de espacios y de grupos para evitar colapsos, ningún altercado que llegara a nuestros oídos... pero el tema barras y el tema chorreo de euros perdidos por todos lados es necesario mejorarlo.

Hamlet en Viñarock 2022


 


POR OTROS 25 VIÑAROCK

Y así llegamos al final. Si has llegado hasta aquí te abrazo.

Para terminar podemos decir que nuevamente, con algún que otro flaqueo temporal, nos volvimos a pasar todas las pantallas de un festival como Viñarock, y con nota. Y aunque algunos estén todavía peleando a estas horas con el monstruo final, ese que nos ha tenido tres años sin viña, esperemos haberlo vencido y que podamos volver una y otra vez.

Larga vida a Viñarock.

kboy


Saltimpunki


Aitor de Lendakaris patas arriba


Viñarockeros 2020

Y llegó Viñarock. Tres años y una pandemia después volvimos a Villarobledo. Ese resumen se queda muy corto para todo lo que hemos vivido en ese tiempo. Y una de las cosas que más nos ha descolocado a la gente como nosotros es no poder ir a un festival, a cualquiera, y por supuesto a Viñarock.

Pues volvió, para celebrar por fin sus 25 años y lo hizo por todo lo alto. Corrimos ladera abajo para llegar tarde a algún concierto, como lo recordábamos, pero un poco más rápido. Y saltamos, vaya si saltamos como antes, pero un poco más alto. Dudamos, como hace tiempo, sobre qué concierto ver de los que coinciden, aunque hay elecciones que duelen fuerte. Reímos entre latas, botas con barro, gafas de sol, guitarras que no se tocan, otras que atronan, flores, algo de lluvia, algo de sol, estrellas en el cielo y por toda la cara, pintada. Reímos mucho y bien, como solíamos pero quizá con la carcajada todavía un poco más desencajada y más alta. Reímos hasta casi soltar gota. 

Y gritamos y chocamos y cantamos y no nos aburrimos nada y nos besamos bastante y nos abrazamos. Sí, nos abrazamos mucho y muy fuerte. Y nos reencontramos con personas a las que antes veíamos una vez al año y ya llevábamos tres sin ver, personas a las que tenemos un cariño especial imposible de explicar. O personas a las que vemos a menudo y queremos constantemente, con las que hemos fantaseado durante horas cómo sería la vuelta a Viñarock. Y nos reencontramos con nosotrxs mismxs, también. Y conocimos a más y más personas con las que nos reencontraremos el año que viene. Y así sucesivamente.

Cada quien de una manera, cada quien de un lugar, cada quien con su idioma, cada quien con sus pedradas y cada quien con sus formas de hacer festival. En el viña "Todxs somos bienvenidxs" rezaba en los vasos el lema más acertado de esta edición 2022.

Y si te pierdes siempre hay una farola que ilumina tus saltos.

Eso es parte de lo que pasa en el Viña y todavía no he mencionado la música ni los grupos. Pero es que este artículo es un homenaje visual a esos Viñarockeros que pueblan ese territorio durante los cuatro días. A esos que me paran por todo el recinto para que les saque una foto y a los que me brindan sonrisas y locuras robadas desde las primeras filas.

El Viña tiene luces y sombras que contaremos pero los Viñarockeros son los que hacen de Viñarock algo tan especial.

kboy

★ Ir a la crónica de Viñarock 2022