Cosas que contamos


 

Hoy jueves 17 de septiembre tendrá lugar una gran movilización en distintas ciudades para revindicar la importancia del sector de la música en directo y eventos culturales y la necesidad de que la administración tome medidas urgentes ante la crítica situación de la Cultura provocada por la pandemia.

Gracias a @alertarojaeventos y a @muteiberica por todo el esfuerzo que están haciendo en la organización.
 
Podéis confirmar vuestra asistencia y consultar los detalles en https://www.movilizaciones.org/ o https://alertarojaeventos.com/
 
Y gracias a todos los que de una u otra manera apoyan este movimiento.


Este verano tuvimos la esperanza de que el famoso festival  EXIT de Novi Sad en Serbia se podría hacer en condiciones normales, hasta que salió un comunicado para cancelar todo el evento.

Para no rendirse y seguir ofreciéndonos la experiencia de este increíble festival, este mes de septiembre los organizadores decidieron de crear el EXIT Festival's Life Stream con varios eventos todo el mes de septiembre. La primera parte ha sido presencial con los límites que impiden las restricciones debido a la Covid-19 del 3 al 6 de septiembre dentro del castillo de Petrovaradin en el escenario espectacular mts Dance Arena

Los eventos tuvieron una asistencia  limitada, con 250 entradas por día, y aquellos que no podían asistir físicamente tenían la posibilidad de seguir el programa en el sitio web del EXIT Festival y en el Facebook oficial. 



Lo bueno ha sido que las grabaciones especialmente preparadas, junto con actuaciones exclusivas, han contando con la asociación entre EXIT y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, la organización humanitaria mundial más grande que lucha contra el hambre, así como numerosos lugares de interés turístico e histórico de Novi Sad y Serbia.

Este proyecto, lanzado el año pasado, junto con Green R: Evolutionproyecto, representa el mayor esfuerzo medioambiental de EXIT Festival. En asociación con la organización humanitaria más grande del mundo, el proyecto amplía su alcance y, además de la protección del medio ambiente, pone de relieve el problema de acabar con el hambre extrema de millones de personas en todo el mundo.

Dado que las medidas pandémicas y de cuarentena enfrentarán hasta 270 millones de personas con el problema del hambre extrema antes de finales de 2020, lo que representa un aumento del 80 por ciento en comparación con el año pasado, sus consecuencias serán las más graves para aquellos que ya son vulnerables.

Durante las actuaciones del 3 al 6 de septiembre se han difundido vídeos y mensajes que abordan la protección del medio ambiente y la crisis del hambre y, además del festival de música, se está preparando un panel internacional para debatir estos temas.

Después de estas presentaciones en vivo y virtuales seguirán todo el mes de septiembre varios livestreams, se transmitirán del 17 al 20 y del 24 al 27 de septiembre.

Contarán con estrellas electrónicas globales y regionales lideradas por Charlotte de Witte, Carl Cox, Adam Beyer, Ben Klock, Nina Kraviz, Hot Since 82, Black Coffee y Paul van Dyk

 

Pagina oficial de EXIT Festival's Life Stream


Vincent



Muchachito Covid-free en Madrid

Sí, estamos locos y la semana pasada fuimos a uno de esos conciertos de 'pop/rock' (qué más dará el género) de los que dice el ministro de cultura que no se pueden hacer.

Lo primero que debemos hacer, pues, es responder a nuestra propia pregunta.

¿Cómo es ir a un concierto en sala en tiempos del Covid?

Pues para empezar a despejar fantasmas debemos decir que visto lo visto, es seguro y que es posible.

Que sí, que es cierto, que no somos médicos ni epidemiólogos y sólo expertos en música en directo, pero todos vamos cogiendo algo de experiencia sobre cómo comportarnos en estos tiempos en busca del equilibrio entre la seguridad y la ameba. Y según nuestra experiencia, un concierto como al que asistimos de Muchachito Bombo Loco Club parece mucho más seguro que muchas de las situaciones de la vida cotidiana (transporte público, supermercados, parques llenos de gente...)

Quizás haya mucha gente que no lo sabe pero la sala La Riviera de Madrid lleva todo el verano haciendo conciertos con la etiqueta de "Crew Nation", un ciclo que en este caso intenta para dar visibilidad y fondos a esas personas alrededor del artista a las que llamamos crew (técnicos, músicos, personal de gira, producción de eventos....). El ciclo de conciertos ha incluido nombres como Guitarricadelafuente, Izal, El Kanka o Celtas Cortos entre muchos otros y los que quedan. 

Ponemos de ejemplo a esta sala, pero mientras escribimos pensamos en todas y cada una de las personas que se están empeñando en estos tiempos en que la música en directo no se silencie, con mejor o peor suerte.

Porque es que la palabra es esa. Empeñarse. Para intentar vencer las trabas tanto de la naturaleza como de algunas cabezas, hay que empeñarse para poder ir a conciertos y por supuesto para hacerlos. De forma segura, haciendo malabares, con todas las limitaciones, sin forzar las cosas. No es nada fácil y menos sin un atisbo de ayuda ni siquiera de aprecio por parte de las instituciones. Los resultados no son los ideales comparando con el pasado, pero hay que hacerlo.

Por eso queremos dejar clara cómo fue nuestra experiencia cuando nos dirigimos a la Riviera para reencontrarnos con esta sala y con Muchachito.

Muchachito en Madrid



Lo primero que nos encontramos al llegar a la sala es que en la cola para entrar nadie se apelotona, porque con aforos tan limitados (limitado a unas 500 personas), sin hacer soldout y la responsabilidad de la gente, se entra con tiempo y poco a poco. Para los despistados, el personal de entrada recuerda las normas a cada momento, además de tomar nombre, apellidos y teléfono de todos los asistentes. Dentro la pista está dividida en dos por el centro, con unas cintas. Hay parte derecha e izquierda y los accesos a las dos partes son distintos dependiendo de la entrada que compraras. En toda la sala hay filas de sillas plegables unidas con bridas entre sí.

Una vez dentro, habiendo cogido un poco de gel de manos, alguien nos pregunta cuántos vamos juntos. En función del número de personas te asignan unas sillas, precintando las dos a la izquierda y las dos a la derecha de tu grupo. En todo momento hay encargados de controlar tanto el uso de mascarillas, que la gente no se levante de sus asientos o responder a cualquier duda.

No hay merchandising a la venta. No entraremos a valorar las razones por las que no se pueden vender ordenadamente camisetas a 300 personas en dos puestos de merchan, aunque las tiendas de ropa, mercadillos o centros comerciales están abiertos a diario. Tampoco sabemos si es una norma de la sala en estos tiempos o decisión de las bandas.

En cualquier caso la novedosa espera termina y las luces empiezan a parpadear y sale Muchachito con su pañuelo de forajido y su telecaster al hombro y se sienta en su batería modificada para poder tocarla con los pies y por un segundo todo es medio normal. Te olvidas de que estás sentado, de que tienes un bozal puesto, de que no puedes hablar con desconocidos, echas un trago previa retirada de máscara y levantas la mano para cantar con ganas. Estás en un concierto de 'pop/rock' y el mundo, si bien ya no gira como antes, al menos sigue girando.

Muchachito Covid-free en Madrid

Como en toda situación nueva, algunas triquiñuelas van saliendo solas, como aprovechar para pegar unos bailes cuando vas a la barra a por bebida o al baño (también separados por zonas de la sala). Mientras suena 'La quiero a morir' te sale una sonrisa detrás de la máscara, das palmas y culebreas en tu silla dejándote llevar por el rumbeo, porque si te paras a pensar te sientes algo ridículo.

Los artistas también tienen un papelón encima del escenario. Muchachito nos recuerda que no nos podemos levantar, 'como en el tren de la bruja', que algunas canciones se olvidan de no cantarlas, se escucha a la gente pidiendo canciones. Tampoco debe ser fácil para ellos acostumbrados a recibir dosis de energía desde la audiencia.

Pero la conclusión sigue siendo la misma. Es todo muy raro pero hay que hacerlo. Hay que empeñarse. Si te importa esta movida es el momento de apoyarla sin tapujos. Porque es posible que cuando todo pase, si es que pasa, queden muchas menos salas, músicos, promotores, técnicos, comunicadores, pipas, roadies... a los que apoyar.

Esta semana hay convocadas marchas a nivel estatal para reivindicar los eventos culturales y poner sobre la mesa su dramática situación. Será el jueves 17 de Septiembre y puedes encontrar información bajo los hashtags #alertaroja #hacemoseventos.

kboy


Viña Rock ha hecho público hoy un comunicado en el que informa que la edición de este año prevista para Octubre no podrá realizarse por razones obvias, y además establece sus fechas para el 2021 en los días 9, 10 y 11 de Octubre, cambiando así sus tradicionales fechas en Mayo.


Festivaleros!
 





Durante esta semana deberíamos estar en Portugal cubriendo el FMM Sines 2020, uno de nuestros festivales preferidos y referencia de músicas del mundo en Europa. Desafortunadamente, la organización del FMM Sines se vio obligada a cancelar la edición de este año por la pandemia del covid-19.

Al recibir la noticia de la cancelación del festival, se nos apretó el corazón ya que allí vivimos lindos momentos con nuestros compañeros de la organización, periodistas y público. Fue en Porto Covo y Sines donde descubrimos músicas de varios rincones del mundo, asistimos a conciertos muy especiales y charlamos con decenas de artistas. Aquí os dejamos un recopilatorio de nuestras entrevistas desde 2016 y las fotogalerías para recordar este maravilloso festival.






FMM Sines 2019 


Zenobia
El dúo de Haifa con su auténtica música electrónica árabe
http://www.losfestivaleros.com/2019/10/entrevista-zenobia.html

Al-Qasar
Homenaje al pop rock psicodélico del Oriente Medio de los años 60 y 70 de la mano de Thomas Bellier y sus músicos.
http://www.losfestivaleros.com/2019/08/entrevista-al-qasar-en-tiempos-dificiles-la-gente-necesita-rock-psicodelico.html


Fotogaleria FMM Sines 2019
http://www.losfestivaleros.com/2019/09/fotogaleria-fmm-sines-2019sines-portugal.html



FMM Sines 2018


Tootard
Los hermanos Nakheleh desde los Altos del Golán con su desert blues, melodic psych-rock y reggae con influencias árabes
http://www.losfestivaleros.com/2018/07/entrevista-tootard-Altos-del-Golan.html

Markus & Shazad
El cantante qawwali Shazad y Markus con su oud fusionan música tradicional de Pakistán con música francesa
http://www.losfestivaleros.com/2018/08/entrevista-markus-shahzad-fmm-sines-2018.html

Cordel do Fogo Encantado
La banda llevó el teatro, la poesía oral y los ritmos afro-indígenas de Arcoverde al rock brasileño
http://www.losfestivaleros.com/2018/08/entrevista-cordel-do-fogo-encantado-sines-2018.html

Baba Zula
La banda hace un gran viaje entre la Turquía moderna y sus tradiciones, paseando por el rock psicodélico, el dub y sonidos orientales
http://www.losfestivaleros.com/2018/07/entrevista-baba-zula-ffm-sines-2018.html

Orlando Julius
El virtuoso saxofonista que influenció leyendas como James Brown, Fela Kuti, Richie Havens o Marvin Gaye.
http://www.losfestivaleros.com/2017/09/entrevista-orlando-julius.html


Fotogaleria FMM Sines 2018
http://www.losfestivaleros.com/2018/07/fotogaleria-fmm-sines-2018.html

Fotogaleria FMM Sines - Porto Covo 2018
http://www.losfestivaleros.com/2018/07/fotogaleria-fmm-sines-2018.html



FMM Sines 2017



Metá Metá
El trío brasileño mezcla sonoridades de la música brasileña y africana, con el free jazz y el rock
http://www.losfestivaleros.com/2017/08/entrevista-meta-meta.html

The Barberettes
El trío de Seúl recupera la tradición de los grupos doo-wop de los años 50 y 60
http://www.losfestivaleros.com/2017/08/entrevista-the-barberettes-sines.html

Chico Trujillo
La orquesta chilena mezcla la cumbia clásica con bolero, música latinoamericana, reggae, rock y ska
http://www.losfestivaleros.com/2017/08/entrevista-chico-trujillo.html

Saul Williams
Un poeta, actor, músico y activista neo-yorkino vanguardista
http://www.losfestivaleros.com/2017/08/entrevista-saul-williams-festival-sines.html



FMM Sines 2016



Mbongwana Star
Su música mezcla actitud punk y la electrónica espacial con ritmos frenéticos y líneas de guitarra soukous
http://www.losfestivaleros.com/2016/10/entrevista-mbongwana-star-kinshasa-africa.html

Konono no 1
Combinan likembés eléctricos con voces, bailarines e instrumentos de percusión fabricados con productos reciclados
http://www.losfestivaleros.com/2016/09/entrevista-konono-no-1-sines.html

Alibombo
Grupo de percusión urbana de Medellín
http://www.losfestivaleros.com/2016/08/entrevista-alibombo-percusion-FMM-Sines.html

A Jigsaw
El dúo de multi-instrumentistas João Rui y Jorri y su universo estético entre Tom Waits, Leonard Cohen y Nick Cave.
http://www.losfestivaleros.com/2016/08/entrevista-a-jigsaw-FMM-Sines-2016.html

Bixiga 70
Banda brasileña que mezcla ritmos africanos como el malinké guineano, al candomblé de Brasil, la samba y la cumbia, el jazz y el dub
http://www.losfestivaleros.com/2016/08/entrevista-bixiga-70.html

Sytema Solar
Colectivo músico-visual de la región Caribe de Colombia
http://www.losfestivaleros.com/2016/08/entrevista-systema-solar-musica-energia-para-sentir-compartir.html

Bnegão & Seletores de Frequência
La banda brasileña fusiona el hip hop y el funk, así como el reggae, el rock psicodélico, el surf rock, el jazz, la samba y el etio-jazz
http://www.losfestivaleros.com/2016/07/entrevista-bnegao.html



Aquí podéis encontrar todo lo que tenéis que saber para venir al FMM Sines 2021
http://www.losfestivaleros.com/2019/07/guia-practica-fmm-sines-2019.html




Video cortesía de Fundação Inatel presentando el festival en muy buen español por Maria en 2016, el primer año que asistimos al festival.



Nos vemos en el FMM Sines 2021 para seguir disfrutando de la música intensamente.

Adriana
Fotos: Vincent


 
¿Responsables pero optimistas o temerarios insensatos? 

En plena desescalada se empiezan a ver conatos de aglomeraciones que hace sólo unas semanas nos hacían daño a la vista. No hay que irse a los botellones masivos sino a fiestas de cumpleaños, visitas a ermitas, celebraciones de títulos de fútbol, playas y parques repletos. Hay playas que pueden albergar a 30.000 personas. Quizá estén parceladas en cuanto al sitio pero la movilidad obligará a llevar la responsabilidad en la mochila. A Mallorca ya llegan oleadas de alemanes a modo de prueba y en cuanto las fronteras europeas se abran, el trasiego volverá a convertir muchos lugares en hervideros de gente.

¿Y qué pasa con la música? 

Ahora mismo se ha dado ya por descontado que eventos musicales al aire libre que impliquen varios miles de personas son directamente inviables. En general no se ha comprado la opción de implementar medidas de seguridad tipo público sentado, parcelamiento del terreno, realización de tests rápidos y similares.

En España la mayoría de festivales de aquí a Agosto han cancelado/aplazado sus fechas hasta el año que viene. Algunos aplazaron allá por Abril hasta después de verano, Viñarock por ejemplo, con la esperanza cada vez más vana de poder salvar la edición de este año. Los que no han cancelado todavía, no parece que les quede mucho para hacerlo.

Los grandes festivales europeos también han suspendido el año 2020 en su mayoría. Los más tempranos como Glastonbury, Roskilde lo hicieron al inicio de la pandemia, otros más adentrados en el verano como Sziget, Colours of Strava, incluso el Lollapalooza de Berlín que sería en Septiembre, están trabajando ya en la edición 2021.

Y mientras muchos sectores económicos tienen ya planes de reconstrucción, basados o no en dinero público y visos de reactivarse poco a poco, en el mundo de la música todos parecen o estar de acuerdo en el verano perdido o no poder hacer nada al respecto. Hay grandes iniciativas, como por ejemplo Love Your Crew o los conciertos en streaming con entrada o gorra virtual, que tienen más que ver con la solidaridad y con un intento de capear el temporal que con retomar una actividad con unas características que la convierten en carne de cañón ante la actual situación sanitaria.


El Exit Festival se va a hacer este verano. ¿Cómo?

Pero ojo, hay un festival que se ha salido del mantra que reza 'el verano 2020 lo damos por perdido para los festivales'. El EXIT serbio, anunció hace semanas que iban a hacer todo lo posible para que su festival se celebrase. En total comunión con el gobierno de Serbia (cosa que se echa de menos y mucho por aquí) estableció nuevas fechas para la mitad de Agosto y se puso a trabajar en lo relativo a cartel, aforos, medidas de seguridad, etc.

Hoy es una realidad, obviamente sujeta a lo que pase en próximas semanas. Pero las nuevas fechas, un mes después de las originales, están fijadas del 13 al 16 de Agosto. En una primera tanda el cartel incluye a Amelie Lens, Black Coffee, Nina Kraviz, Paul Kalkbrenner, Boris Brejcha, Tale Of Us, Robin Schulz, Ofenbach, Laibach... con la sorpresa de Roni Size, que ya actuó en la primera edición del festival hace 20 años.

Entre las medidas de seguridad anuncian que el aforo estará limitado al 50% de su capacidad y que habrá menos escenarios que de costumbre. Eso sí, estamos hablando de al menos 20 escenarios (escenarios Latino, de hiphop, reggae, electrónica...) repartidos a lo largo y ancho de la Fortaleza Petrovaradin de Novisad, donde se celebra el festi. Además, obviamente, trabajan de la mano con el gobierno para implementar las medidas sanitarias necesarias. Eso sí, no especifican cuáles son.

En principio cualquier europeo podrá asistir al festival, Serbia tiene ya a día de hoy totalmente abiertas sus fronteras. Eso sí, también aseguran que "Si por alguna razón hubiera un rebrote pandémico en alguno de los países durante Agosto, los visitantes que provengan de ese país en concreto tendrán que pasar unos rápidos tests que serán gratuitos o bien por un mínimo coste". Nuevamente, ¿responsables pero optimistas o temerarios insensatos?

El EXIT nació en el año 2000, con la intención de ser un rayo de luz ante una situación muy complicada en los Balcanes después de la guerra. Se convirtió enseguida en un símbolo. Ese mensaje social de lucha por la paz y la libertad, se renueva este 2020 con un mensaje de esperanza ante un nuevo tiempo. Ellos dicen haber dejado atrás la pandemia, aunque aquí sabemos que esa afirmación parece bastante prematura.



Ahora mismo tienen hasta una oferta de entradas 4+1, en la que te llevas una entrada gratis comprando 4. Los tickets pueden comprarse desde su web.

El destino festivalero parece haber puesto a Serbia en el camino. La intención es clara y loable. ¿Aporte de optimismo y adaptación a los nuevos tiempos? ¿O imprudencia irresponsable? Como tantas cosas hoy en día, eso habrá que juzgarlo a posteriori.

¿Qué está pasando ahora en Europa con la música en directo?

Foto: nicu cherciu

Actualmente en países como Alemania, Dinamarca, Suecia hemos visto ya conciertos para una audiencia metida en sus coches (sin pogos), o salas con poco público o al aire libre sentados frente al escenario. El concierto más "masivo" que hemos encontrado fue uno en Cluj Napoca de la banda Vitadevie, celebrado la semana pasada al que se pudo asistir con mascarilla, sentados, sin bailes, sin barras.

Todo se antoja escaso y falto de gracia. Nos entusiasma la música en directo, pero en ese entusiasmo juega un papel esencial el aspecto social sin distancia ninguna, el compartir la música con personas cuerpo a cuerpo sean conocidas o desconocidas, bailar o dejarse llevar por la marabunta, esa magia que se genera en un concierto que va rondando entre escenario y público. Sin eso, los directos pierden su esencia y en mi opinión su razón de ser. Sin eso se convierten en puro streaming, objeto de consumo pasivo, sea o no a través de una pantalla.

Veremos la evolución de esto, pero creo que merece la pena sentarse a pensar una solución conjunta entre gobierno, promotoras, artistas y demás, sobre qué hacer y cómo hacerlo. Si puedo juntarme en una terraza con 15 colegas bajo mi responsabilidad de no liarla, ¿por qué no podría ir a un concierto con mis 15 colegas o el número que toque en ese momento?

kboy


[ACTUALIZACIÓN] Al final como parecía previsible, no pudo ser, y las autoridades serbias junto a la organización del Exit decidieron suspender el festival en su formato físico.