Cosas que contamos


Pasados ya unos días, con todo digerido y bien digerido, es hora de analizar la edición 2017 del Mad Cool y en Festivaleros!, como ya hicimos el año pasado, lo haremos dándole un toque distinto a la crónica para intentar encontrar lo mejor y lo peor que hemos visto en esta segunda edición del festival madrileño...

Lo Más MAD

Antes de seguir, vaya desde aquí nuestro respeto a Pedro Aunión. Su recuerdo quedará siempre en el Mad Cool. Desde Festivaleros! ya mostramos nuestra posición ante la situación vivida la noche del viernes, algo que seguimos manteniendo desde el respeto a la organización y, sobre todo, a sus familiares y amigos.

Ahora sí, empecemos por lo más negativo del Festival y ahí, lo primero que tenemos que decir es que esa alma, ese cariño que se puso en la primera edición parece haberse perdido. Algo que se nota en la solución que ha dado el festival a algunas críticas que recibieron el año pasado. Por ejemplo, la gente se quejó del cashless, pues fuera cashless y a pagar en metálico como en los noventa. Eso sí, lo más divertido de eso era ver cómo le cambiaba la cara a los camareros cada vez que amenazabas con ese objeto de plástico tan peligroso como es una tarjeta de crédito. Algunos te decían que no podías pagar con tarjeta, otros que no había terminales. Muchos terminales no funcionaban por falta de cobertura, otros estaban literalmente ahorcados en cables a los que tenías que ir si querías pagar con ese objeto tan extraño en el siglo XXI como una tarjeta bancaria. En fin, surrealista.

La gente también criticó la dificultad para retornar, en la primera edición, los vasos reciclables. Pues nada, fácil solución, este año no se devuelven. Eso sí, se pagan, por supuesto. Curiosa forma de interpretar el reciclaje de vasos. Básicamente porque es el usuario el que paga todo el reciclaje. Un euro por vaso y si se te olvida al día siguiente otro euro. Un negocio redondo para la organización a la que parecía darle igual que el recinto estuviera mucho más sucio que en su primera edición.

Poco cariño hubo también al colocar el quinto escenario en una esquina justo al lado de la zona de comida. Resultaba bastante difícil disfrutar de un concierto de WAS o de Sexy Zebras, por citar algunos, mientras el 90% de la gente hace cola y está a otras cosas. Ah! Indescriptible también la mezcla de olores con la que los puestos te amenizaban el concierto, los suecos de Peter Bjorn and John todavía deben de estar flipando.


También se ha notado cierta falta de previsión en algunos momentos. El segundo día la cola para el acceso por la entrada principal, la más cercana al metro, era kilométrica. Se tardaba más en acceder por ahí que en dar toda la vuelta al Parque y entrar por el otro acceso en el que no había nadie (lo decimos con conocimiento de causa porque nosotros lo hicimos). Era surrealista comprobar como había más gente haciendo cola para entrar que viendo a Los Zigarros. Imposible era también conseguir algo de comer antes de los conciertos grandes de cada día. Y lo que es peor, imposible era también conseguirlo después. El jueves después de Foo Fighters la zona de comida era un solar donde apenas había puestos con existencias. Igualmente nos sorprendió, por ejemplo, que durante el concierto de M.I.A. se limitara el acceso hacia los escenarios 3 y 4. Sorprende que un recinto que es abierto acabe restringido por una cinta de plástico y varios miembros de seguridad.

Todo ello consecuencia de la gran afluencia de gente. Está muy bien jactarse de hace Sold Out, pero meter a más festivaleros que en la primera edición en menos espacio estaba claro que iba a ser un problema. Hubo demasiadas aglomeraciones en los conciertos principales, colas en las barras y colas kilométricas en la zona de comida, además de como ya hemos dicho, en los accesos.

Un par de apuntes más. Uno hablando del sonido. Muchas han sido las quejas de los asistentes. Quizá lo más sangrante en ese sentido fue ver como Quique González intentaba sobreponerse a unos cortes que hacían imposible seguir su concierto. Pero también hubo quejas con los Foo o con unos Rancid que parecían sonar acolchados, sin toda la potencia que suelen desplegar. La segunda tiene que ver con la imagen, las dos pantallas del escenario principal durante el primer día fueron un adorno precioso en el que nos hubiera gustado ver a los artistas, pero nos tocó imaginarlos.


Y por último, hay que volver a insistir en la falta de información por parte de la organización para ayudar a los asistentes durante el festival. Las redes sociales de Mad Cool siempre han estado muy activas pero si algún festivalero tenía algún problema o comentaba alguna incidencia, el silencio era la respuesta habitual. Está muy bien retuitear las fotos entusiastas de las pulseras o lo flipante que le parece un concierto a un usuario, pero también es necesario dar cariño a quien tiene una duda o necesita ayuda. Lo dicho, el alma del festival, el cariño, parece haberse quedado en 2016. Habrá que estar atentos para ver cuál es la línea que se sigue en 2018, si la del pragmatismo puramente económico o la de hacer sentir al festivalero esa experiencia global y diferente, esa experiencia Mad Cool, que tanto repite la organización y que este año no hemos visto por ningún lado.


Lo Más COOL

Indudablemente entre lo mejor del festival hay que hablar de Foo Fighters. Su anuncio ya fue un bombazo y estaba claro que iba a ser garantía de éxito. Dave Grohl y los suyos son de esos poco grupos que arrastran masas e incondicionales y hacía tanto que no pasaban por España que el Sold Out estaba asegurado. Salieron sin guardarse nada y aunque su concierto resultó algo más corto de lo esperado estuvo siempre arriba. Un must que todo festivalero que se precie debe tachar. Mereció la pena verlos. Eran el cabeza de cartel del festival y casi del verano festivalero y cumplieron con creces.

De nuevo hay que aplaudir la segunda línea del cartel, esa donde aparece Rancid, que se metió a un público que no suele ser el suyo en el bolsillo. Más cercanos al Download o al Resu, consiguieron que los siempre "elegantes" asistentes al Mad Cool hicieran algún pogo en condiciones. Enérgicos Fuel Fandango y especialmente enérgica la sección femenina del festival con Belako absolutamente desencadenado dando un conciertazo y pasando muy por encima de Kings of Leon, con Savages clavándote la mirada desafiante desde el escenario y, para cerrar esta sección, las... indescriptibles Deap Vally. Guitarra y batería en versión californiana sin más florituras que sus pies descalzos sobre el escenario y una presencia que se desbordaba. Ya conocíamos algo así en versión francesa con The Inspector Cluzo y desde aquí proponemos una fusión entre ambos grupos. El festival que se atreva a poner a unos y otras sobre el escenario lo puede reventar.

Hay que felicitar también a la organización por la buena gestión que se hizo el primer día con las abundantes lluvias. Apenas unos retrasos en el inicio del festival que se quedan en nada teniendo en cuenta las trombas de agua que durante todo el día cayeron sobre Madrid. Bien preparado el recinto para aguantar los chaparrones y bien preparados los escenarios que salvo en pequeños detalles pudieron funcionar a pleno rendimiento. No era fácil y había muchas dudas sobre lo que podría pasar y ahí demostraron que cuando quieren y se hacen las cosas bien, funcionan.

Bien también la seguridad exterior e interior que hicieron que el festival transcurriera sin incidentes reseñables. Y de nuevo, mención especial para el número de baños y la limpieza de los mismos. Nunca hubo grandes colas, ni siquiera durante los momentos de más afluencia de público y en líneas generales la limpieza de los mismos era más que aceptable. De nuevo se demuestra que cuando se pone atención en algo se consigue.

Veremos ahora hacia donde camina Mad Cool. Ha habido aciertos, ha habido errores (algunos imperdonables), esperemos que de todo se aprenda para la próxima edición.

J&B

Mabang, FMM Sines 2017

La 19ª edición del FMM Sines comenzó este 21 de julio y disfrutamos de diferentes estilos de música en Porto Covo, en el escenario INATEL ubicado en el Largo Marquês de Pombal. Como la pasada edición, este antiguo pueblo de pescadores sigue encantándonos con su precioso entorno natural y calles adoquinadas.

La novedad de esta edición es que el público pudo disfrutar de 4 conciertos gratuitos por día antes de que el festival se traslade a Sines. Hicimos un viaje por Irán, Portugal, Brasil, Perú, Angola, China, Haití, Mozambique, Siria, Italia, Austria, Corea de Sur y Reino Unido.

FMM Sines 2017

Durante estos 3 días, destacamos a Mohammad Reza Mortazavi, Leyla McCalla, Bareto, Gustavito & A Bicicleta, Mabang, Basel Rajoub Trio y The Barberettes.

El percusionista iraní Mohammad Reza Mortazavi radicado en Alemania subió al escenario solo con sus tambores - el tonbak y el daf - y nos llevó por un viaje hipnótico a un nuevo mundo de sonidos y efectos.

Leyla McCalla, hija de padres haitianos, nació en Nueva York y se mudó a Nueva Orleans. Podemos notar estas influencias en sus canciones cantadas en inglés, francés y criollo haitiano, acompañada de guitarra, banjo y violonchelo.

Mohammad Reza Mortazavi, FMM Sines 2017

La orquesta Bareto, nos presentó la cumbia tocada en diferentes regiones de Perú, con la chicha, el dub, el merengue, el reggae, la salsa y la psicodelia. Todo con mucha energía.

Gustavito, cantautor brasileño de la escena musical independiente de Belo Horizonte, juntamente con el grupo A Bicicleta nos transportó a un bloco de carnaval que mezcla el imaginario indiano con el ritmo afrobrasileño ijexá.

Mabang vinieron directamente de Guangxi, región del suroeste de la China, para su primer concierto fuera del país. Cantaron folk-rock con reggae y ska en el dialecto chino local guiliuhua con instrumentos occidentales y tradicionales.

Bareto, FMM Sines 2017


Basel Rajoub, saxofonista sirio acompañado por el italiano Andrea Piccioni en las percusiones y el austríaco Matthias Loibner en el hurdy-gurdy nos llevaron por un viaje entre la música clásica del Medio Oriente, el jazz y la música contemporánea. 

The Barberettes nos llevaron de vuelta a los años 50 y 60 con su doo-wop surcoreano, revisitando clásicos y también presentando temas propios cantados en coreano. 

Nos vemos en Sines para seguir con 6 días más de aventura musical.

Leyla McCalla, FMM Sines 2017


Foto: Vincent
  

Ya no queda nada para que comience la edición 5º Aniversario del Iboga Summer Festival. Para esta edición os venimos contando las novedades a nivel organización, que prometen ofrecer un salto de calidad muy importante para los asistentes al festival.

Hoy han compartido un vídeo que nos muestra cómo está quedando el nuevo recinto, con un montón de zonas de sombra tanto para comer como para pedir en las barras, además de la Carpa Cultural y la nueva y más grande Carpa de Circo. Podéis ver el vídeo aquí.

Además han anunciado el sistema de pago mediante un chip en vuestra pulsera del festival, sumándose así a una corriente que, además de moderna, facilita mucho las cosas a la hora de comprar tanto comida como bebida como merchan. Eso sí, al no ser nada "material" hay que tener cuidado de que no se os vaya la mano con las compras, sobre todo a ciertas horas de la noche.

Y OJO a la última hora! Dubioza Kolektiv ha cambiado el horario de su actuación. Siguen tocando el domingo pero lo harán a primera hora, a las 21h. Así Chameleon Mime pasan a cerrar el festival a las 2:40h. 

Vamos afilando las zapatillas de bailes porque Iboga Summer Festival 2017 ya está aquí!


kboy

Merece la pena llegar con tiempo de sobra al Santander Music. Además de disfrutar de un paseo por la costa, la ciudad tiene muchos rincones atractivos. Quizás algunos de los más interesantes estén precisamente en el recinto en el que se desarrolla el festival. La península de la Magdalena es un pequeño zoo, un parque enorme e incluso fue un plató de rodaje. ¿Te acuerdas de la serie 'Gran Hotel'? Pues los exteriores se grabaron precisamente allí.
Cuando los cántabros aún no se han recuperado del Gigante, llega el Santander Music, un evento que va más allá de los conciertos que tendrán lugar del 3 al 5 de agosto. La ciudad invita a quedarte para disfrutar de la gastronomía, el arte, el teatro e incluso el surf. Ni se te ocurra olvidarte el bañador en casa, que aunque el Cantábrico esté frío, bien merece un chapuzón.

El festival cuenta con un escenario principal y dos secundarios. Oihana


Recinto

El festival cuenta con un escenario principal y dos secundarios en los que varios djs amenizan la espera. Uno de ellos estará dentro del propio recinto y se podrá en marcha cuando haya cambios de instrumento entre grupo y grupo y el otro, en la entrada, en la zona de canje de pulseras, hará más llevadero el paso por la entrada y transformará cada puesta de sol en una estampa aún más idílica.

Además, hay una zona de descanso en la que poder relajarte con un trago y sentarse para coger fuerzas. Habrá foodtrucks para reponer fuerzas y en el Beach Market tendremos la oportunidad de comprar exclusivos diseños y merchandising oficial.

El recinto contará con una zona de descanso. Santander Music


Autocaravana

El festival sugiere la posibilidad de utilizar un par de aparcamientos para 40 autocaravanas; así que puede ser una opción interesante para llegar. Hay 25 plazas en la calle Marino Fernández Fontecha, entre el parque de Las Llamas y el campus universitario, y otras 15 en Nueva Montaña.

Zona de acampada

Tienes que comprar una entrada especial si quieres acampar durante el tiempo que dure el festival. Será en la Playa de Mataleñas, cerca del Faro de Santander y a 10 minutos del recinto. Además, la organización ofrece un servicio de lanzadera a disposición de los campistas. En las inmediaciones hay un aparcamiento y la zona cuenta con conexión Wifi.

El espacio es limitado, así que conviene que pongas tu tienda de campaña cuanto antes. Habrá duchas con agua caliente -un punto muy a tener en cuenta-, servicio de restauración y puntos de pago en los que poder recargar la batería de tu móvil.

La zona de acampada abrirá el jueves a las 12.00 horas y cerrará el domingo a la misma hora.

La zona de acampada tendrá agua caliente. Santader Music


Cómo llegar

A Santander se puede llegar tanto en autobús como en tren como en avión. Tienen además un aeropuerto pequeño, pero que acostumbra a tener viajes muy económicos.

Pero una vez que has llegado a la ciudad, lo más recomendable para acceder al recinto es ir a pie o en autobús. Las líneas 1, 2, 3, 4, 7c2, 13 y 15 te acercan al entorno de la Magdalena. El billete ordinario cuesta 1,30, aunque si vais a desplazaros varias personas o tenéis pensado moveros por la capital tenéis la oportunidad de comprar una tarjeta recargable, que a partir de un cierto número de viajes compensa. De esta manera, los desplazamientos cuestan 0,66 euros y permite hacer trasbordos durante una hora. Hay un punto de venta y recarga en la Plaza de las Estaciones, aunque puede recargarse y adquirirse también en casi todos los estancos y kioskos. Eso sí, si llegáis con grandes bultos, puede que os cobren 20 céntimos extra en concepto de 'billete de efectos'.

Si duermes en el camping, recuerda que para llegar desde allí hasta el recinto de conciertos cuentas con el servicio de lanzaderas gratuitas que estará en funcionamiento durante las tres noches del festival.

Canje de pulseras

Los que acampen en el festival deben saber que tendrán incluso la posibilidad de acreditarse allí mismo, siempre y cuando se ajusten al horario. El jueves se podrá pedir la pulsera desde las 12.00 horas y el viernes y el martes desde las 10.00. Ese horario se extenderá hasta las 20.00 horas. Pero si los campistas pasáis antes por la Magdalena, podéis canjear vuestro bono desde las 17.00 hasta la 1.00 los tres días.

Si no tienes abono de camping, tendrás que acercarte al recinto de La Magdalena para acreditarte. Estará abierto de jueves a sábado desde las 18.00 horas hasta la 1.00.


Cartel

El festival sigue haciendo una gran apuesta por los grupos nacionales. Los Deltonos, Nothing But Thieves, Triángulo de Amor Bizarro, Shinova, Anni B Sweet, Sidonie, Lori Meyers, La Casa Azul, Elyella DJs... La oferta es atractiva y con opciones variadas. Los conciertos empezarán a las 9 de la noche y los últimos en salir al escenario lo harán a las 3.45 horas.


Entradas

Si aún no te has hecho con tu entrada, puedes hacerlo aquí. El abono cuesta 65 euros, con camping asciende hasta los 80 y el pase de día se puede conseguir por 35.

Oihana

Es imposible no dejar Kobetamendi con pena porque el BBK Live haya terminado, pero reconozcamos que el cansancio acaba haciéndose notar y que cuando llegamos a casa tenemos la sensación de que no podremos movernos de la cama en los próximos tres días. El festival este año ha sido muy intenso. Pero el agotamiento no ha impedido que la nostalgia se haya apoderado del público y que aún estemos asumiendo que queda casi un año para que nos vuelvan a colocar la pulsera.

Para pasar el mono, nos quedan un montón de actuaciones en la memoria. Algunas ya esperábamos que nos dejaran con la boca abierta, otras simplemente han cumplido y otras han servido para que descubramos auténticos talentos. Repasamos los directos que más nos han marcado en la duodécima edición del BBK Live.

El BBK Live, a vista de pájaro. Rock in Focus
El BBK Live, a vista de pájaro. Rock in Focus

The Killers

Estaban llamados a marcarse la mejor actuación del festival. De hecho, las entradas para el viernes se habían agotado y hubo gente guardando sitio en las primeras filas incluso horas antes de que salieran al escenario. Pues mereció la pena. No decepcionaron en absoluto. En cuanto la banda de Las Vegas apareció en escena, se desató la locura.

De hecho, llegaron pisando fuerte. 'Mr. Brightside' abrió la veda, y ya no hubo forma de desconectar. Es más, quizás la única pega que podamos poner al concierto es que los hits llegaron demasiado pronto. "¿Solo llevamos media hora de concierto y me parece que ya han tocado todo?", dijo una chica que estaba a nuestro lado. No pasó así. La lista de éxitos continuó durante el enérgico directo en el que nada brillaba más que la sonrisa de Brandon Flowers. El cantante estaba entregado.

Una fina lluvia nos acompañó durante todo el concierto. Aunque lejos de molestar, pareció parte del decorado, un elemento más para que la noche fuese mágica.

'Somebody told me', 'Spaceman', 'Runaways', 'Shot at the night', 'Smile like you mean it', 'Read my mind', 'All these things that I've done'... La lista fue larga y el ritmo frenético. Y como era de esperar, el momento de mayor emoción vino de la mano de 'Human'. Se esperaba hacia el final del concierto, pero llegó por sorpresa cuando aún estábamos en el ecuador y con los latidos de un enorme corazón en las pantallas. Saltos, abrazos, vídeos para los amigos que no pudieron comprar su entrada, e incluso alguna lágrima de esas que se escapan casi sin darnos cuenta.

El show acabó con 'When you were young' y con un público exhausto. A nuestros ojos, el mejor concierto del festival desde que Muse liderara el décimo aniversario del festival. El de The Killers ha sido el único concierto en España, pero si tenéis la oportunidad de verlos en el futuro, no perdáis demasiado tiempo dudando.

Depeche Mode

En cuanto conocimos que Depeche Mode regresaba a Kobetamendi, empezamos a bromear con que estaba a punto de convertirse en el grupo residente. Actúan prácticamente en casa. Esta ha sido la tercera vez que la banda británica recalaba en el BBK Live. Tres de doce. Así, fue inevitable escuchar a festivaleros recordar las anteriores visitas. Por cierto, una amplia mayoría opinaba que el repertorio que llevaron la última vez a Bilbao fue mejor, aunque entonces hubo problemas de sonido.

Para una debutante, la experiencia fue muy buena. Uno de esos conciertos de los que sabes que presumirás durante un tiempo. "Yo vi a Depeche Mode en el BBK Live", aunque como ya hemos comentado, eso ya no es algo tan exclusivo.

Comenzaron 'Going backwards', su nuevo single, pero no pasaron por alto que el público tenía más ganas de escuchar grandes éxitos. No nos engañemos, normalmente lo que menos atrae a quienes siguen a un grupo con cuarenta años de historia es su último disco. Sabedores de esto, aunque con el freno de mano echado, dieron un gran concierto que, por momentos, necesitó algo más de caña. Martin Gore cantó 'Home' en los bises y a muchos nos entró el bajón.

Menos mal que Dave Gahan, que recientemente ha tenido que cancelar un show en Bielorrusia para ser hospitalizado de urgencia, estuvo a la altura. Juegos constantes con el público, provocación y mucha elegancia fueron la tónica general hasta la llegada de 'Enjoy the silence', uno de esos temas que, sepas o no inglés, cantas dejándote el alma.

No cumplieron con los rumores que apuntaban a que harían una versión de 'Heroes' de David Bowie. Por cierto, el BBK Live le quiso rendir un particular homenaje al llamar Starman a uno de sus escenarios. Nos quedamos sin el recuerdo de la banda británica, pero se despidió por todo lo alto con 'Personal Jesus'. Amén.

Dave Gahan, vocalista de Depeche Mode. Tom Hagen
Dave Gahan, vocalista de Depeche Mode. Tom Hagen


Die Antwoord

El de Die Antwoord es uno de esos shows no apto para epilépticos. La última gran actuación de la duodécima edición cumplió lo que prometía: un espectáculo frenético con audiovisuales imposibles con el que fuera imposible quedarse quieto. "O los odias o te enamoran", nos adelantaban quienes ya habían visto al matrimonio en acción. Nadie se quedó indiferente.

Poco antes de que comenzase su actuación, llovió con rabia sobre Kobetamendi. Había auténticas batallas por refugiarse del agua y el suelo estababa embarrado. La tormenta se había desatado con Two Door Cinema Club y por arte de magia remitió con Yo-Landi y Ninja. Y menos mal. De todas formas, acabamos montándonos una auténtica rave en medio del lodazal.

Aunque tenían repertorio de sobra, los sudafricanos optaron por estirar sus canciones más de la cuenta y reducir su playlist a la mínima expresión. "Me han faltado unas cuantas", escuchamos cuando se apagaron por última vez los altavoces del escenario principal.

Arrancaron con 'Fatty Boom, Boom', y ya no hubo forma de parar. El huracán continuó con 'Love Drug' y 'Banana Brain' y reventó con 'Baby's on fire' y 'I fink you freeky'. Bailes imposibles, cañonazos de humo, derroche de sensualidad y provocación sin límites.

Yo-Landi, en plena actuación de Die Antwoord. Tom Hagen
Yo-Landi, en plena actuación de Die Antwoord. Tom Hagen

Two Door Cinema Club

Empecemos con un spoiler: acabamos haciendo la danza de la lluvia. 'What you know' tuvo un punto épico porque en cuanto sonaron los tan reconocibles primeros acordes el cielo cumplió su promesa. Las nubes llevaban todo el día amenazando y la última canción fue algo parecido a meterse en la ducha. La tromba de agua fue impresionante, pero a todos nos dio absolutamente igual (aunque más de uno seguro que lo acabó pagando al día siguiente).

Aunque nos gustó más el repertorio que llevaron al Arenal Sound del año pasado, un concierto que acabó con fuegos artificiales, Two Door Cinema Club montaron una gran discoteca en pleno Kobetamendi. Además de presentar su nuevo trabajo, 'Gameshow', fueron despachando todos sus éxitos en una apuesta sin demasiado riesgo. Así, llegaron 'I can't talk' y 'Something good can work', para ayudarnos a echar el resto. Su directo fue en la medianoche del último día, pero durante algo más de una hora y media nos olvidamos completamente del cansancio.

Two Door Cinema Club acabó tocando bajo la tormenta. Rock in Focus
Two Door Cinema Club acabó tocando bajo la tormenta. Rock in Focus

!!! (Chk, chk, chk)

Poco importa que no hayas escuchado ni un solo minuto sobre su música antes de ir a un concierto. La fiesta que montan sobre el escenario (y mezclados entre el público) es brutal. No sabemos lo que desayuna Nic Offer, pero queremos lo mismo.

La banda de Sacramento ofreció uno de los shows más enérgicos de todo el festival. Era imposible quedarse parado. Las coreografías imposibles y las melodías pegadizas son la base de su éxito, el que les ha llevado a publicar siete álbumes. Para esta actuación contaron con una cantante de soul que formó la perfecta pareja de baile con Offer, que no paró de interactuar con el público. De hecho, le lanzaron unos pantalones cortos de repuesto, ya que los suyos acabaron bañados en sudor. No dudó en ponérselos y certificar que eran de su talla.

Los bilbaínos solo echamos en falta un detalle. Se marcharon sin tocar 'Bam city', un tema que tiene una alusión a la capital vizcaína.

La actuación de !!! nos dejó sin aliento. Tom Hagen
La actuación de !!! nos dejó sin aliento. Tom Hagen

Justice

Tuvimos la oportunidad de disfrutar de la sesión de Justice en un lugar privilegiado. Estuvimos en quinta fila, aproximadamente, y su música aún sigue retumbando en nuestro pecho. El dúo francés nos dejó con ganas de más pese a que su concierto se alargó hasta las tres de la mañana de una jornada que empezó para nosotros hacia las cinco de la tarde.

Su bolo arrancó con problemas de sonido. Tanto fue así que cuando apenas llevaban media hora sobre el escenario decidieron marcharse. Después de miradas entre ellos en las que se decían que el sonido no era el esperado, optaron por marcharse y volver sólo cuando sus mesas de mezclas sonaran en condiciones. Aunque fueron unos cinco o diez minutos de incertidumbre en los que no estaba del todo claro si iban a tardar mucho en regresar, lo cierto es que el parón les vino bien. A partir de ahí, el subidón fue incontrolable y Kobetamendi se convirtió en una auténtica fiesta incluso para quienes no son especialmente aficionados a la electrónica.

Justice dejó el escenario durante unos minutos por problemas de sonido. Tom Hagen
Justice dejó el escenario durante unos minutos por problemas de sonido. Tom Hagen


Phoenix

Actuaron justo antes de The Killers, así que no todo el mundo les prestó la atención que merecían. De hecho, nosotros mismos podemos pasar a formar parte de este grupo de gente. Dieron un buen concierto con unos audiovisuales llamativos y un espejo que nos colocó ante una de las escenografías más sorprendentes. Tan simple como interesante. La banda francesa se reflejaba al fondo del escenario como si estuviésemos observando el concierto a vista de pájaro. Por lo demás, melodías rockeras, sonido cuidado y ganas de disfrutarlos en condiciones en la próxima ocasión. Pasan a la lista de tareas musicales pendientes.

Phoenix ofreció un auténtico espectáculo visual y musical. Tom Hagen
Phoenix ofreció un auténtico espectáculo visual y musical. Tom Hagen


Brian Wilson

Probablemente asistimos al concierto del artista más veterano que ha pisado un escenario del BBK Live. Y encima estuvo en el principal. Brian Wilson, con 75 años, consiguió hacer bailar a los chavales de 20. Trajo el buen rollo hasta Bilbao y de alguna manera nos sugirió un viaje en el tiempo. "Ya no soy Mikel de Barakaldo, ahora soy Mike de California", comentaba a nuestro lado un chico que se dejaba llevar por los ritmos surferos.

El líder de los Beach Boys salió al escenario ayudado por uno de sus músicos. El paso del tiempo va haciendo mella. Se colocó tras su piano, cantó menos de lo esperado y mantuvo el semblante serio, aunque debemos reconocer que impregnó Kobetamendi de muy buen ambiente. Ya podemos decir que hemos escuchado en directo temas como 'Wouldn't it be nice' y 'Good Vibrations'.

Brian Wilson fue el más veterano sobre el escenario. Rock in Focus
Brian Wilson fue el más veterano sobre el escenario. Rock in Focus


Saint Motel

Este grupo de Los Ángeles es el claro ejemplo de que no es necesario ser muy famoso para quedarte con el público de un festival. Sus melodías pegadizas, que por momentos nos hacían pensar que serían un buen tono de llamada para cualquier móvil, se metieron en nuestro cerebro desde el primer momento. De hecho, nos encontramos con varias cuadrillas tarareando sus letras sin ser del todo conscientes de ello. Simplemente molan. Se marcaron una auténtica fiesta en un momento y, aunque les faltaba mucho para llenar el escenario principal, se les prestó mucha atención incluso desde las laderas, que a esas horas aún estaban secas. Unas horas más tarde el diluvio las dejó totalmente inutilizables.

Saint Motel fueron un derroche de buen rollo. Dena Flows
Saint Motel fueron un derroche de buen rollo. Dena Flows


The Parrots

De alguna forma nos veíamos en la obligación de incluir a un grupo español en esta lista. Aunque The Parrots se marcaron un concierto digno de cualquier Top 10. Por momentos nos trasladaron a un baile de graduación de instituto americano aunque también hubo tiempo para desmelenarse a ritmo de rock and roll. La entrega fue brutal. Y la actuación ganó enteros con la aparición de King Kayman a la guitarra. Horas antes nos ofreció un miniconcierto en solitario en el barco de Jägermusic que nos dejó con la boca abierta. Toca la guitarra, la batería y canta al mismo tiempo. Merece una escucha, y más si es en directo.

The Parrots nos trasladaron por momentos a un baile de graduación. Dena Flows
The Parrots nos trasladaron por momentos a un baile de graduación. Dena Flows


Aunque The Parrots no fueron nuestro único descubrimiento. Los amantes de la electrónica deben darles una oportunidad a los locales Empty Files, que ofrecieron un show que hizo pensar que los que estaban sobre el escenario era algo más que unos principiantes.

Las melodías pausadas pero llenas de fuerza de la jovencísima Izaro nos enamoraron. Ha publicado 'Om', su primer trabajo, gracias a una campaña de crowdfunding y a ratos nos recordó a Anni B Sweet y a Russian Red. Eso sí, la cantautora vizcaína canta en euskera, castellano e inglés. Cantó pese a estar aún recuperándose de una afonía, pero sacó adelante el bolo sin ninguna complicación.

Y cambiando totalmente de tercio, los que quieran caña de la buena deben darle una oportunidad a Los Bengala. Si siguiésemos su concierto con los ojos cerrados, podríamos pensar que estamos ante una gran banda. Pero lo cierto es que sobre las tablas son solo dos. Los maños hacen un rock primitivo y felino, tal y como cuentan ellos mismos. "¿Queréis que os toquemos una balada?", bromeaban.



*Mientras revisamos las fotos, vídeos y demás recuerdos que nos hemos traído del BBK Live, ya podemos ir restando días hasta la edición de 2018. Kobetamendi volverá a la carga el 12, 13 y 14 de julio. Los más impacientes podéis comprar el bono de tres días por 80 euros.

Un año más, el BBK Live ha sido apto para todos los públicos. Rock in Focus
Un año más, el festival ha sido apto para todos los públicos. Rock in Focus




Oihana

Hace un año hicimos una entrevista cruzada a Juan Ángel cantante de Goddamn y Marcos guitarra de Vortex. Pasamos un buen rato, aunque tuvimos que censurar mucho. Un año después volvemos a coincidir con Juan Ángel con motivo del paso de Goddamn por el XXV Vincula Rock.

Mescouillesenskis: Hola Juan Ángel, hablamos el año pasado en vísperas del Rondafest. ¿Cómo Fue? ¿Algunas anécdotas?

Juan Ángel: El RondaFest fue un lujo, tanto por organización como por el público, que aunque no fue como se esperaba, (habría unas 500-600 personas) fue muy entregado. Un gran festival que coincidimos con Hamlet, Somas Cure y Brutal Thin, aparte de conocer por fin a De La Cuna A La Tumba y Vortex, con los que compartimos parte de la noche y del día siguiente. La anécdota, aunque no tan agradable, fue que un compañero nuestro en uno de los pogos se cayó y se fracturó la pierna, aunque ya recuperado, pero no veas la noche.

M: ¿Cómo os ha ido el año? ¿Y la promoción de “More Human Than Us”?

J.A.: El año está siendo muy productivo, aunque no todo lo que queremos, por motivos laborales y el desplazamiento de nuestro batería a Madrid y nuestro guitarra a Barcelona, pero siempre sacamos hueco para hablar, ensayar y componer. Tras el Ronda, hemos compartido escenario con Ktulu, Cardiac, [In Mute], Celtiberian..., visitando numerosas ciudades como Valencia, Guadix, Torredonjimeno, Salamanca…

La promoción de “More Human Than Us”, continua, aunque ya tiene un año, ahora realizaremos algunos videolyrics de varios temas que nos queda por lanzar y pronto entraremos de lleno con el segundo disco en el que ya estamos trabajando.

M: Os sigo por Facebook, y os he visto muy activos, sin contar el próximo Vincula Rock. ¿Dónde habéis estado? ¿Dónde vais a estar en las próximas fechas?

J.A.: A la primera pregunta ya te he contestado en la anterior, (risas). Aunque te destaco Salamanca, un muy buen bolo que dimos junto a dos bandas que ya se han convertido en amigos, Absalem y sobretodo, The Roots Of Tanuki, (echadles un ojo si no los conocéis) gente de lujo con la que compartes momentos increíbles, además de un público muy agradable que nos hizo disfrutar sobre las tablas. Otro momento especial para nosotros fue compartir escenario con Cardiac (Suiza), pedazo de grupo underground y mejores personas. Y cómo no mencionarte el bolo que dimos en la Sala Prince de Granada junto a nuestros hermanos de Inyourface y Bolu2Death, en el que se unió una formación joven y nueva muy interesante, Animal Project.

Pues tras el Vincula, estaremos en MALAGA el 30 de Septiembre en el South Rock Festival, un bolazo junto a Cannibal Granpa, Chaos Before Gea, Far'N'Hate y Born From Adversity, al que no podéis faltar.
También trabajamos con varias fechas que estamos ultimando, entre ellas Alicante, Valencia y Ciudad Real.

M: Al nivel personal Juan Ángel parece una persona un poco inquieta, eres colaborador de Metal Korner, de Necromance, cantante. ¿Se me olvida algo?

J.A.: (Risas) Un par de cosas, pues también escribo en Rock I+D, un pedazo de revista que si no conocéis no podéis dejar pasarla. Aparte trabajo y en mi tiempo libre colaboro con algunos grupos como con Buensucceso, con el que grabe un tema de su último trabajo, "ANALOGY: The Sun | Divided Line" y con The Creator's Dilemma, en su tema recientemente estrenado “Keep The Flame Alive”.

Además para no agobiarte, este año también me encargo en gran parte de la organización del Vincula Rock.

M: Hablamos del Vincula Rock. Eres de Jaén. ¿Qué supone para ti estar en el cartel?

J.A.: Para mí supone un gran honor, pues es un festival al que llevo asistiendo unos 7 años y uno de los referentes en la provincia de Jaén, el cual siempre se realiza el último fin de semana de Julio. Además, con el cartelazo que tiene, estamos súper encantados y deseando de subirnos al escenario y compartirlo con Sôber, Narco, Maltabaco, De La Cuna A La Tumba, El Chico Amperio, y Plan Marmota.

M: Habéis dado un salto de calidad, subido el listón. Hace un año De La Cuna A la Tumba estaba por encima de vosotros en los carteles, Y en el Vincula estáis por “Encima”. ¿Es algo casual? ¿O fruto del trabajo?

J.A.: Esto no tiene nada que ver, simplemente casualidad o disponibilidad de grupos para actuar, pues es imposible compararnos con De La Cuna A La Tumba, que aparte de ser uno de los mejores grupos en la escena nacional actual, si hablamos del underground, son muy buenos amigos.
Lo del orden, casualidad, además a mi no me gusta priorizar nombres, aunque siempre se hace, yo los pondría todos del mismo tamaño y a la misma altura, porque en la música somos todos iguales. Y como músicos nos respetamos mutuamente, De La Cuna A La Tumba tiene un directo que lo flipas y esperemos que la gente esté ahí desde primera hora porque si no se perderán uno de los bolos de la noche.


M: Sé que también colaboras con la organización del festival. ¿Qué servicio ofrece el festival? ¿Alguna Peculiaridad? ¿Cuéntame también la historia reciente del festival con carteles, bandas afluencias?

J.A.: Este festival, es uno de los más antiguos de la provincia de Jaén, en cuanto a rock se refiere, cumpliendo este año su 25 aniversario, por él han pasado grupos como Sinaia, Reincidentes, Resaka Permanente (locales), Los Zigarros, La Fuga, Bongo Botrako...

Este año la primera y más importante diferencia es que pasa al campo de fútbol, pues como aniversario, se quería hacer una cosa distinta, ya que siempre ha sido en la plaza del pueblo y gratuito. Y aunque este año se pague, la calidad del sonido, del espectáculo y de los grupos lo hace viable y por 15 euros que cuesta la entrada anticipada, no ves ni a Sôber sólo en su gira, ya que sus entradas rondan los 25-30 euros.

Este festival ya verán los asistentes que es muy local y el pueblo de Escañuela trata muy bien a todos sus visitantes, siendo gente muy amable y que disfruta de la música, al igual que su ayuntamiento, el cual colabora y se vuelca con el festival.

Como nota a añadir, los niños menores de 12 años entrarán gratis al recinto, acompañados de un adulto, así como se ofertarán autobuses por un precio muy económico para el traslado desde Jaén, Torredelcampo y Torredonjimeno, al recinto del festival.

Un festival para el que pretendemos no sólo el apoyo del pueblo, sino el de la provincia y alrededores para intentar crear un concierto que sea referencia provincial. Y con la ayuda de todos se puede conseguir para que el año que viene veamos otra edición del Vincula Rock y poder traer a grupos que normalmente pasan desapercibidos en sus giras por la provincia de Jaén.

M: Esta entrevista ha sido más seria que el chat del año pasado. ¿Alguna barbaridad que añadir?

J.A.: A veces hay que ser serios, pero otras no, (risas). Simplemente, asistid a conciertos y festivales y si una banda os gusta compradle algo, un cd, una camiseta, una gorra o un pin, da igual, pero la banda os lo agradecerá y que sepáis que es su medio de autofinanciarse. Os espero por los festivales y conciertos, y si queréis una foto o autógrafo no os cortéis que no nos comemos a nadie (risas).


M: ¿Y algún mensaje para los festivaleros?

J.A.: Que difundáis la música y asistáis a conciertos, que es el único medio que tienen los grupos underground de darse a conocer y de poder tocar. Cada concierto que asistes, das vida a la música y a los grupos en sí. Por supuesto, os espero en el Vincula Rock.

M: Gracias por dedicarnos un poco de tu tiempo, que es poco. Allí estará nuestro amigo José Emilio para cubrir el evento. Nos vemos pronto. (Yo personalmente en el South Rock el 30 de septiembre en Málaga)

J.A.: Muchas gracias por el apoyo y la difusión de estos conciertos, un placer dedicaros un poco de tiempo y el que haga falta.


Mescouillesenskis

Avanzamos...