Dakidarría en Madrid
Llegaban a Madrid desde tierras gallegas, los camaleónicos Dakidarría para poner broche final a su Colaxe Tour 22. Tras más de 40 fechas por todo el estado, el combo gallego venía lanzado y con un plus emocional importante. Madrid siempre les trató bien y ellos saben a la perfección devolver ese cariño en forma de música y mensaje. 

Para acompañarlos en esta fecha tan señalada, decidieron rodearse del colectivo musical Skaffolding. Desde Vallecas, proponen una rumba trepidante que no dejó indiferente a nadie. Son capaces de mezclar bajo una base de rumba géneros con tanta personalidad como el punk, el rock y el ska. 

Con una sala ya animada, mostraron su desparpajo encima de un escenario con ritmos que por sí solos, hacían que tus pies se despegaran del suelo constantemente. Un gran descubrimiento, que habrá que seguir muy de cerca.

Skaffolding en Madrid

 

Pasadas las 21:30, saltaban a escena Dakidarría. Tras el grito de guerra entonado antes de empezar, la caja de Maki comenzaba a retumbar y hacer volar cabezas. 'Escarnio e Maldizer' fue una declaración de intenciones en toda regla. Mensaje y contundencia a partes iguales. 

A diferencia de la última vez que estuvieron en Madrid, los gallegos se presentaban con nueva formación. De primeras, se puede pensar que cuando una banda cambia de integrantes donde más se va a notar es en los directos. Pues bien, no es el caso. Si algo han ganado con la nueva formación es dinamismo encima de un escenario. No es fácil, moverse en un escenario con 8 integrantes y que cada uno sepa cuál es su papel. Las canciones de Dakidarría precisamente tranquilas y poco viscerales no lo son, (recuerdo que uno de sus EPs se denomina Filosofía Incendiaria) así que conseguir ese dinamismo sin que se convierta en un desorden cuando hay 3 voces, es más que reseñable.

A parte de la voz de Gabri y Anxo, también se les une ahora la voz de PLeyenda (Ganjahr Family), que les da un toque fresco y pausado en sus temas más ragga. Dentro de las novedades de la banda también están Ruan al teclado (imprescindible para darle ese toque emotivo a la banda), Paula al trombón (pura energía encima de un escenario), Antón al bajo (sus dedos hacen magia cual prestidigitador) e Iñaki (guitarra, que con 6 años fue a un concierto por primera vez, le gustó lo que vio y escuchó, y decidió subirse al barco pirata de Dakidarria). Con esta tripulación, imposible no surcar prados, terras y cielos. Son una familia, y eso se nota encima de un escenario.

Dakidarría en Madrid

 

El flow que se respiraba encima del escenario, y más importante aún, el que transmitían a todos los corsarios que decidieron ir a visitarles, fue simplemente espectacular. Lo de deja la vaina fluir, fue LI-TE-RAL. Dakidarría no salta a un escenario a dar un concierto, Dakidarría sale a disfrutar y a transmitir su vitalidad y forma de ser a todo aquel que se le quiera acercar. 

'Escuchar, Aprender y Compartir' es una gran filosofía de vida que los gallegos Dakidarría saben transmitir como nadie. Y si el concierto fue mágico, qué decir de la despedida. Cientos de móviles lucieron sobre las cabezas, para iluminar el barco pirata gallego y ser el faro de una tripulación embriagada y que, a golpes de 'Terra', despedían una noche que tardarán en olvidar.


Saltimpunki


Dakidarría en Madrid

Dakidarría en Madrid

Dakidarría en Madrid

Dakidarría en Madrid

 

Gracias por compartir:
Estás en el artículo más reciente
Anterior
Entrada antigua

Comenta por favor!

Hay 0 comentarios hasta ahora. Añade algo ;)