Cosas que contamos

-
-

 Iboga 2022

Ya tenemos los artistas que tocarán en Iboga Summer Festival cada día.

Diez artistas por jornada para no parar de bailar, más cantidad que años anteriores, y pocas sorpresas en cuanto a la distribución. Quizá esperábamos algún internacional más potente el sábado.

Hay ganas de Iboga.

Festivaleros!


 

Después de conocer su cartel, Río Babel ha desvelado la distribución de días y horas para su cartel. Lo bueno, que no te vas a aburrir en ningún momento. Lo todavía mejor... Qué no se solapa ningún artista.

Ya están aquí!!!! Los horarios del Río Babel. Tres días en los que tendremos que movernos de escenario en escenario para no perdernos absulatemente nada. Coge papel, boli o el móvil y apúnta...

Anabel Lee tendrá la responsabilidad de romper el fuego en este Río Babel 2022. A las 17:30 del jueves 30 de junio comenzará a sonar su música sobre el escenario. Atentos a ese jueves que seguirá con Chill Chicos a las 18:20, Travis Birds cincuenta minutos después. El primer plato fuerte, las 20:15, momento en el que se subirá al escenario principal Macaco. Hora y cuarto de show para enlazar después con Emlan. Y a las 22:35 primer cabeza que salta al escenario, Dani Martín. Casi dos horas nos regalará el ex Canto del Loco que seguro harán disfrutar a los festivaleros. Y después quien quiera todavía más, a las 00:40 Ginebras y para poner punto y final, Carolina Durante a eso de la 1:45.

Lo tienes todo? Pues vamos con el viernes 1 de julio: De nuevo la música comenzará a sonar a las 17:30 con Cheti, cincuenta minutos después Miss Bolivia, a las 19:15 le llegará el turno a Ambkor y cuando empiece a anochecer, a eso de las 20:10 el turno será para la magia de Tanxugueiras. Sin respiro, poco más de una hora después, tomarán el relevo Tu Otra Bonita para dejar paso a los platos fuertes del día. A las 22:20 Zahara y a las 23:50 el esperado C. Tangana. Y por si fuera poco, no se me ocurre mejor cierre que el de el electro swing de Parov Stelar a partir de la 1:15.

Con las pilas recargadas, afrontaremos el tercer y último día de Río Babel, el sábado 2 de julio. Y qué mejor que hacerlo arrancando con Ciudad Jara a las 17:30. Muerdo se subirá al segundo de los escenarios a las 18:20 y tras él Rayden descargará su energía desde las 19:15. Casi una hora después le tocará el turno a Fat Freddy´s Shop. El plato fuerte del sábado comenzará a las 21:15, Residente. Querbeat continuarán después y al filo de la medianoche, a botar con Molotov. Para cerrar, y si todavía has guardado fuerzas, Zoo cerrarán a partir de la una y media de la madrugada el Río Babel 2022.

J&B


 

Desde hace unos años en Sziget Festival existe un escenario muy especial. Es especial porque tiene un diseño único y exclusivo, porque no tiene forma de escenario sino que es un recinto redondo 360º en el que caben 2500 personas y con un equipo de sonido y luces top a nivel mundial.

Esta escena se llama Colosseum y es uno de los alicientes de los que en Sziget Festival se sienten más orgullosos. Aquí la programación es totalmente música eletrónica y cada día estará sonando música desde medio día hasta la mañana siguiente. Un before, durante y after para los locos de la electrónica o de alargar la fiesta.

Se ha ido confirmando durante los últimos meses un cartel que cuenta con grandes y conocidos nombres como con artistas por descubrir. El gran Sasha, Seth Troxler, Nina Kraviz, Nicolás Lutz o John Talabot son alguno de los nombres que estarán al mando de la cabina del Colosseum de Sziget Festival. 

Y en otras partes de la isla, otras cosas estarán pasando, como siempre, del 10 al 15 de Agosto en Obuda Island de Budapest.

kboy

MadCool cartel del miercoles

La jornada inaugural de los ¿algo excesivos? cinco días de trote que el Mad Cool ha programado resume muy bien la dinámica del festival: el gigantismo, las ganas de captar público de diversas edades y palos, y la sensación de que es un gran yo puedo hacerlo a todos sus rivales de industria. La personalidad del evento baila sobre el frágil equilibrio de la acumulación sin ton ni son y la heterogeneidad, pero salva las limitaciones autoconscientes y hasta un poco autoparódicas del Primavera Sound y -por suerte- se aleja de las fórmulas recurrentes que campan en los carteles de los qeu intentan competir con ellos…aunque bueno, es Madrid. 

Así pues, si se sobrevive al acceso y la solana, el miércoles uno se puede encontrar cosas potencialmente interesantes en la verbena. No engaña que estén SFDK, bienvenidos en cualquier festi y que a malas que tengan el día y la gente se quite prejuicios de encima se pueden gozar de mala manera.

Quizás la mayor concesión a la cosecha de temporada (de moda, vaya) venga de la mano de Yungblud y Wolf Alice y eso no ha de ser malo necesariamente, ya que van a contentar a una audiencia determinada que consume mucho. De Frank Carter una lee que tiene una banda de punk rock y al escucharlo una se da cuenta de que su idea del punk está bastante lejos de lo que ofrece el ex Gallows, pero de todo tiene que haber; mantra reforzado por la presencia de Thrice ya alejados de su época más hardcoreta. 

Carly Rae Jepsen es de lo más esperado, sobre todo por el público masculino embrutecido, aunque quizás no le beneficie a la canadiense un formato mayúsculo; con todo, tiene las de ganar. A Chvrches no los vamos a descubrir ahora. Con el karaoke habitual de Placebo tendremos una nueva oportunidad para averiguar si mantienen el éxito de público de antaño (en el festival también tocan Muse, por si quieren ración doble de "veremos qué pasa"). La curiosidad acercará a muchos a Twenty One Pilots, que juegan con el glamur y con -al menos- no ofrecer lo de siempre. Y para finalizar, Metallica, posiblemente convertidos en su propio grupo tributo pero de los que no puedo decir nada malo por la deuda de mi adolescencia con ellos y que harán el concierto que les dé la gana.

¿Gustan ustedes?

Annita

Bad Religion - Madrid
El concierto de 40 aniversario de Bad Religion en Madrid, era algo más que un concierto. Podíamos decir que era una fecha señalada en el calendario. Después de suspender la gira durante 2 años, ni que decir tiene, se notaban muchas ganas en el ambiente. Sirvió además de para escuchar buena música, para el reencuentro de amigos que hacía tiempo que no habías podido ver. La sonrisa se dibujó en la cara antes, durante y después del concierto. 

En lo puramente musical, Blowfuse empezaron con mucha actitud, pero con un ambiente frío. Sólo en sus canciones más conocidas hubo un intento de caldear el ambiente, sin mucho éxito. De hecho, fueron los propios Blowfuse quienes pidieron la colaboración del público para en su último tema, conseguir que se acercaran al escenario para generar un ambiente algo más cálido. Una pena no poder verlos en otras circunstancias, nos guardamos la espinita.

Blowfuse en Madrid

 

Mucha expectación había por ver a Pulley. Tanto por lo poco que se dejan caer por aquí como por la salida del nuevo disco. Sin embargo, mucha expectación puede también ser sinónimo de poco, y así fue. Creo que se les juntaron varios aspectos. En primer lugar, que son una banda para espacios más pequeños (sala) y que el sonido no acompañó en ningún momento. Su vocalista tampoco tuvo su mejor día ya que en ocasiones daba la sensación que no llegaba a las entonaciones más agudas. Seguramente debido a estar varios días seguidos de gira. La duración nos resultó corta, ya que cuando parecía que querían empezar a engranar, terminaron. Una pena.

Millencolin en Madrid

 

Millencolin fueron clarísimamente de menos a más. Las primeras canciones sólo sonaban la batería, el bajo y un poco la voz. Sin noticias de las guitarras. Tienen la suerte que al tener varios temazos, la gente se animó por encima del sonido, y si no que se lo pregunten a uno de los guitarras, que vió como su monitor fue bañado en cerveza. Conforme pasaba el concierto se fue estabilizando el sonido, y consiguieron terminar dejando buen sabor de boca al Wizink.

Suicidal Tendencies en Madrid

 

Tocaba el turno de Mike Munir y su Suicidal Tendencies. Fueron los primeros en empezar a disfrutar de un sonido a la altura de la banda. Comenzaron con “You Can´t Bring Me Down”, que despertó al público del letargo. Con la nueva formación, cabe destacar la aparición del nuevo y joven batería que sirvió de referencia a la banda en todo momento, y sobre todo la presencia de Tye Trujillo (bajo de su bajo padre, Robert Trujillo). Este chaval tiene mucha hambre y se le nota. Desparpajo como si llevase toda la vida encima de un escenario. 15 años tiene la criatura. Sin palabras. Buen concierto de los angelinos, que sirvió de aperitivo para lo que íbamos a vivir a  continuación.

Bad Religion 40 aniversario en Madrid

 

Y llegó el momento de los anfitriones de la fiesta. Bad Religion sonó perfecto. Da rabia pensar por qué el resto de las bandas dieron la sensación de estar tocando en otro recinto, ya que el sonido era otro. Dicho esto, la actuación de los californianos fue impecable. Tocan mucho y muy bien. Nadie que vaya a un concierto de Bad Religion, se sentirá defraudado. Son un referente de todo un género y han asumido ese rol. El setlist elegido repasó su carrera en sus distintas épocas, fue equilibrado y no fallaron los himnos. La explosión de “Generator”, “Recipe for Hate”, la locura de “Punk Rock Song” y “Los Angeles is Burning”. Hay que destacar también el juego de luces de esta ocasión, que adornó todavía más el show. En definitiva, un gran concierto de una banda que dio una clase magistral de cómo conseguir que un género tan específico siga teniendo esa continuidad, 30 años más tarde. Putos genios.

 


Saltimpunki

Fotos: kboy


Suicidal Tendencies en Madrid

Suicidal Tendencies en Madrid

Bad Religion en Madrid

Bad Religion en Madrid

 

Novarock 2019

Recuerdo que la primera vez que oí hablar del Novarock, fue a través de las redes sociales. En mitad de las miles de noticias, aparecía un cartel con fondo amarillo destellante. Imposible no fijarse. Mis ojos se fueron automáticamente hacía esa imagen. Lo primero que veo (o mis ojos quisieron ver) Blink-182.

Rápidamente, lo primero que pensé: ¿Dónde? Nickelsdorf. ¿Esto dónde está? Como si me fuera la vida en ello, investigué y llegué a Austria, a 1 hora al sureste de Viena. El enclave no podía ser más pintoresco. Un pequeño pueblo, en la frontera de un triángulo centroeuropeo interesante (Austria, Hungría y Eslovaquia). Flasheado por la emoción de ver en un cartel europeo a Blink-182 (no se prodigan mucho por la vieja Europa), no supe ver los compañeros de baile de los californianos. Escoltándoles en lo más alto del cartel, estaban Linkin Park, System of a Down y Green Day. What the fuck? ¡No había leído más que 4 nombres y vaya 4 nombres! Ante semejante impacto, comencé a investigar más acerca del festival. 

El festival tiene más de 15 años de existencia, y se celebra todos los años el primer o segundo fin de semana de junio. Posiblemente, es uno de los festivales por excelencia para los amantes del metal, rock, punk y sus derivados. Todo gran grupo, digamos establecido por consenso, de esos géneros probablemente ha tocado en ese festival de headliner. Grandes nombres como The Cure, Foo Fighters, Muse, Green Day, Marilyn Manson o System of a Down, han dado conciertos memorables que seguro que los propios artistas recuerdan por el enclave. 

Desde luego, que, si el cartel es un aliciente para visitar este campamento del rock, no menos motivación es la ubicación. El festival se lleva a cabo en Pannonia Fields. Un campo de miles de hectáreas en mitad de la autopista de camino a Hungría en la que, presidiendo toda la parafernalia del festival, se encuentran varios aerogeneradores formando una postal icónica.

NovaRock 2019

Tantos atractivos y curiosidades no podían pasar desapercibidos para Festivaleros. Así que dicho y hecho. En 2019 cogimos el petate y nos marchamos para allá, a vivir una aventura. La logística para el festival no es muy complicada. La organización facilita a los asistentes en su web las diferentes formas de poder llegar al festival. Se puede llegar al festival desde Viena en autobuses oficiales del festival que te dejan en la entrada del recinto. Otra opción es ir en tren desde Viena hasta Nickelsdorf (el pueblo más cercano al recinto) y allí coger las lanzaderas que suministra el festival para llegar hasta la entrada al recinto. Como última opción, y quizás la menos recomendable, es llegar en coche. Largas colas se montan en la autopista en la entrada más próxima al recinto, así que lo mejor el tren o los buses.

En nuestro caso, la opción elegida fue el bus. El autobús nos dejó en la entrada del recinto. Un arco amarillo bajo el sol abrazador nos daba la bienvenida a la que sería nuestra casa durante los próximos 4 días. Entre el polvo que se levantaba por los miles de festivaleros que accedían al recinto llegamos al punto de entrada. El acceso al festival se organizaba por tipo de entrada. A la izquierda de la entrada, el personal con abono para los 4 días de festival, un poco más la derecha las entradas de día y más a la derecha la entrada para personal acreditado. En general, bastante bien organizado, quizás por poner un, pero, hubiese sido de agradecer poner alguna carpa más para que la espera hubiese sido a la sombra. Una vez que llegamos al acceso, varias mesas con personal del festival te iban recibiendo para explicarte las diferentes zonas del festival (campings, duchas, acceso al recinto, etc..), así como para ponerte la pulsera del festival y dejar un depósito para recoger los residuos. Una vez equipados con nuestra pulsera, empezamos a ver señalizaciones con las diferentes áreas del festival, para que desde un primer momento te pudieras ubicar fácilmente. Afortunadamente, nuestro camping era el que estaba más próximo a la zona de entrada, así que fue fácil la tarea de encontrarlo.

Green Camping se llamaba el área que habíamos seleccionado para plantar la tienda. Digamos, que fueron muy generosos con la denominación del camping. Un área con cientos de tiendas y ni un solo árbol alrededor nos recibía, con nuestras carcajadas de fondo ante la pomposidad del nombre del camping. Si lo del acceso fue sencillo, lo de buscar un hueco para descansar durante los 4 próximos días no fue tanto. Tras varios paseos e intentos por buscar cual podía ser la mejor ubicación, decidimos plantar en una zona fácilmente identificable (algo para tener en cuenta cuando llegas a la tienda de noche y con unos cuantos litros de cerveza de más) ya que se encontraba a la entrada del camping.

Con las propias dificultades de montar una tienda en un espacio limitado y con la ansiedad por descubrir todo lo que allí nos rodeaba, nuestro asentamiento costo un poco más de lo habitual. Con la faena terminada, nos lanzamos a investigar. Lo primero que identificamos a pocos metros de donde nos habíamos instalado fueron las duchas, y la zona de cashless point. En el festival solamente se paga con una tarjeta del festival (te la dan a la entrada cuando te ponen la pulsera), la cual la puedes ir cargando en los diferentes puntos distribuidos a lo largo del festi. Para conocer el saldo que te queda en la tarjeta, tan solo tienes que comentárselo a los camareros y amablemente te enseñan los terminales de pago donde te marcara el saldo restante. Aunque en la mayoría de los casos no hará falta decirles nada, ya que ellos automáticamente tras pagar te enseñan el terminal con el saldo remanente.

NovaRock 2019
 

Siguiendo con la vuelta de reconocimiento, nos dimos cuenta que hay diferentes tipos de campings y en función del precio que pagues tu ubicación es más próxima o lejana a la entrada del recinto de conciertos. Al lado de nuestro camping, estaba el GrrrLs camping. Un camping exclusivamente para chicas. Este camping fue habilitado por la organización a raíz de una lamentable agresión sexual que sufrió una chica en la zona de camping normal hace unos años. Tras pasar el camping femenino, en un camino de tierra nos encontramos una pequeña avenida dentro del festival, en la que se podía encontrar la zona de merchandising de los grupos que tocaban en el festival, foodtrucks, así como stands de algunos de los patrocinadores del festival. 

También un poco más adelante, nos encontramos con un pequeño escenario, facilitado para cantautores que querían darse a conocer. Y entre la marabunta de gente que merodeaba por allí, nos encontramos con un supermercado! Sí, habéis escuchado bien, dos edificios en mitad de una nube de tiendas de campaña daban sustento a los festivaleros que hasta allí se habían desplazado. Un edificio era para la comida y el otro para la bebida. Como si de una película del oeste se tratase, ríos y ríos de personas salían de un salón para cruzar la calle y meterse a otro. Todo ello mientras varios camiones con cisternas de agua iban regando a la gente para ayudar a combatir el calor. La imagen no tenía desperdicio. Abrumados todavía por lo que estábamos viendo, justo al lado de uno de los supermercados nos encontramos una zona de barbacoas. Había una zona habilitada con mesas tipo merendero con barbacoas alrededor de cada mesa, para que la carne o mazorcas que habías comprado en el súper te las hicieses allí. La verdad que es un punto ver en mitad del recinto a todo el mundo haciendo barbacoas como si de un merendero se tratase. La verdad que, para socializar (algo que tiene su dificultad con los austríacos), qué mejor plan que una cervecita fresca y una buena hamburguesa. Un puntazo, que sin lugar les da un punto diferencial de cualquier otro festival.

NovaRock 2019
 

Con la rueda de reconocimiento hecha, y ya con casi todas las áreas fuera del recinto de concierto ubicadas, decidimos entrar. La entrada al recinto se encuentra adornada con unas letras enormes, dignas de cualquier parque de atracciones, que te recuerdan donde estás. Lugar sin dudas, para una foto de rigor con las letras de Novarock de fondo.

Tras previo cacheo y con una entrada ágil al recinto, lo primero que nos encontramos nada más entrar, es el Red Bull Stage. Un escenario más pequeño que los dos principales, pero con una estética muy cuidada. Como si de un barco carguero se tratase, el escenario se encuentra rodeado de contenedores con el logotipo de Redbull alrededor. Este escenario está dedicado a grupos que mueven un menor número de seguidores o bien grupos que todavía no tienen un gran recorrido. Desde luego si lo que te va son los grupos un poco más alternativos o eres un fan de descubrir grupos nuevos, este es tu sitio. Tras dar un primer vistazo por el escenario alternativo, lo primero que observamos es que el festival cuenta con todo tipo de comodidades para poder hacer tu estancia allí lo más llevadera posible. Desde varios puestos para cargar tu tarjeta, hasta variopintas zonas de descanso como una piscina de bolas o un lounge para fumadores con pufs para poder relajarte.

Evidentemente, también hay dentro de la zona de conciertos abundantes barras para pedir bebidas, así como puestos para comida. Otro espacio del área de conciertos está dedicado para los diferentes puestos de merchandising. Desde luego, que, si lo tuyo son las largas jornadas festivaleras, en el nova te vas a sentir como en casa. Los escenarios principales y el alternativo tienen programados conciertos hasta poco más allá de la 01 de la madrugada. ¿Y luego qué...?¿Dónde está el after?, os preguntareis. Pues nada más y nada menos que una carpa con djs pinchando música del mismo palo que el festi hasta altas horas. A diferencia del resto de áreas del recinto, en la carpa sí aceptaban dinero en efectivo al pedir en las barras. 

Aunque si para ti lo de la carpa era demasiado ruido por la cantidad de horas que llevabas escuchando música, también había opción. Tu sitio era la Silent Disco. Una pequeña carpa con auriculares inalámbricos, para que todo el que quisiera pudiera bailar escuchando solo la música que elegía en sus auriculares sin molestar a nadie. Como experiencia, curioso.

Otra de las cosas que más nos llamó la atención es la grúa que hay para poder subirte hasta lo más alto y poder lanzarte a hacer Bungee Jumping. De cara a poder facilitar al máximo a los asistentes la logística, el festival también pensó en eso. Existía un stand patrocinado por ÖBB (el operador ferroviario austriaco), para poder comprar billetes de tren, para poder volver desde el festival. Buen punto de la organización. 

NovaRock 2019
 

Entre los dos escenarios principales se encontraban las zonas vips, así como la zona de prensa. Siempre es bueno tenerlas identificadas para poder hacer un descanso ante tanta actividad. Y finalmente, los dos escenarios principales. El Blue stage, situado en la zona izquierda del recinto y el red Stage situado a la derecha del recinto. Estos dos escenarios recogen la mayoría de los grupos y por supuesto, los headliners. Por poner un pero a la organización, es que quizás pensando demasiado en evitar aglomeraciones en un mismo escenario, suelen programar a los dos mejores grupos de cada día en la misma franja horaria. Una pena, porque te tocará elegir a cuál de los dos quieres ver, o como hicimos nosotros, ver mitad y mitad an algunos casos.

Otra cosa que nos gustó de los escenarios principales, es que como gran festival que es, existen vayas anti-avalanchas, aunque aquí tienen una misión secundaria. Delante de cada escenario hay dos barreras claramente orientadas separar al público entre los que quieren estar más cerca del escenario y por lo tanto más movimiento, de los que prefieren disfrutar del espectáculo de una forma más pausada. En la parte delantera el personal de seguridad ayuda a aterrizar amablemente en el foso a las decenas de personas que se surcan por encima de la multitud para un crowdsurfing masivo. Para poder acceder a la zona delantera más próxima al escenario, lo tenías que hacer desde un lateral, evitando aglomeraciones en el centro. Acompañando a los dos escenarios, en los laterales de ambos escenarios existen unas pantallas enormes verticales para poder ver el concierto en caso de encontrarte más alejado, así como pequeñas pantallas en modo mosaico que daba mucho juego a los realizadores del festival, para poder ir ofreciendo imágenes de todo tipo del artista que está tocando en ese momento, o simplemente mostrar el logo del grupo.

La experiencia fue muy gratificante. Disfrutamos de unos días inolvidables de buena música, buen ambiente y nos llevamos un grato recuerdo de posiblemente, uno de los mejores festivales que hay en Europa actualmente dentro del espectro del rock. 

Desde Festivaleros!, os animamos a que os lancéis a descubrir este festival, porque sin duda, no os defraudará.

¡Larga vida al Nova!


Saltimpunki


NovaRock 2019

NovaRock 2019