Estamos en una sala La Riviera vacía pero se nos van los pies detrás de las trompetas de Fanfare Ciocărlia. Andan probando el sonido antes de su concierto de Madrid. A nosotros nos parece que suena genial. Al acabar hemos quedado para charlar con ellos. Se presentan Henry Ernst, manager, ideólogo y amigo de la banda rumana, acompañado por Costică "Cimai" Trifan, uno de los trompetistas que iniciaron la andadura de la banda allá por 1996.

No quieren meterse en el backstage y prefieren salir a la calle, al sol de Madrid, para atendernos.

Henry hace de traductor rumano-inglés y contesta algunas preguntas por sí mismo, como gran conocedor no sólo de la banda, sino de la música de los países del este, Rumanía en particular. Ya os contamos la particular historia de la banda que, si no la habéis leído, os animamos a hacerlo.

Los dos están en sintonía aunque hay una pregunta concreta, que trata sobre la situación de los gitanos en Europa y la similitud con la actual crisis de refugiados, que Henry traduce remarcando que la opinión es la del trompetista, no lo suya propia.

Los dos ponen énfasis en lo felices que son cuando salen a un escenario y ven que la gente disfruta, baila y se vuelve loca con su música. Es por lo que están aquí, o mejor dicho, es como empezaron y lo que les sigue moviendo, más allá de la parte lucrativa que, por supuesto, también existe. Siguen siendo gente sencilla, músicos con ganas de tocar, divertir y divertirse de una manera "muy gitana".

Así lo constatamos cuando al final del concierto, salen con sus instrumentos, bombo, tubas, saxo, trompetas... a tocar entre el público con una mano en la trompeta, un billete pegado en la frente y otra mano en el sombrero que la gente llena de más billetes y monedas. Y es que lo suyo es una manera de entenderlo que se lleva muy dentro.

*Gracias a Tierra Candela y DJ Gypsy Box por las gestiones.




★  ENTREVISTA 

Festivaleros!: Henry, ¿cómo un alemán como tú habla rumano tan bien? ¿Dónde aprendiste?

Henry: Aprendí rumano mientras viajaba, en el país, simplemente estando en la calle intentado hablar con la gente y me interesé por aprender más del idioma. Así que todo lo pillé en la carretera.

F!: Dicen que sois la banda más rápida de los Balcanes...

Cimai: Es algo de lo que estamos orgullosos, de ese título, y es verdad, tocar rápido es algo que aprendimos de nuestros padres y esa es nuestra marca.

F!: ¿Alguien de la banda tiene el título de "el más rápido"?

Cimai: No, no, no... no hay ninguno en especial, sino sería un desastre [risas], si todos quisieran ir más rápidos que el resto. Todos nosotros estamos acostumbrados a tocar muy rápido y ese es el estilo que encaja con nuestro sonido.

F!: ¿Cómo se coge esa rapidez?

Cimai: La costumbre nos viene desde que éramos críos, esa es la tradición, y además el sonido especial de nuestro pueblo, Zece Prăjini, es famoso en Moldova. Generalmente en aquella región (Moldova o Moldavia, región al nordeste de Rumanía) a la gente le gusta bailar muy rápido y le gustan las canciones muy encendidas en las bodas y fiestas, así que no es nada raro el hecho de tocar rápido. Pero sí que es cierto que somos la única banda de la región que somos capaces de tocar como un taraf clásico (en la cultura romaní taraf es un conjunto de músicos profesionales normalmente de cuerda), que toca a velocidad muy alta, y a eso hemos llegado de generación en generación, convirtiéndolo en nuestro estilo.

F!: ¿Qué hacía Cimai antes de vivir de la música?

Cimai: Antes de empezar a girar por el mundo, hace 20 años, trabajaba en una fábrica como la mayoría de la gente en nuestro pueblo, que suelen trabajar en la agricultura o en fábricas cercanas. Durante los festivos solíamos coger los instrumentos para tocar en bodas. 

F!: ¿Existía la banda como tal antes de que Henry llegara a Rumanía?

Henry: En el pueblo no había una banda fija, es un pueblo lleno de músicos y si alguien tenía trabajo en una boda llamaba a 8, 10 o 12 músicos, dependiendo del presupuesto. Tocaban en la boda y se volvían cada uno a su casa.

F!: ¿Cómo surge el nombre?

Henry: La banda lo escogió. Íbamos a salir de gira, necesitábamos un nombre y después de un par de botellas de vodka elegimos Fanfare Ciocărlia.

F!: ¿Cuándo empezaste a tocar la trompeta?

Cimai: Con 6 años.

F!: Explica qué es la música balcánica, lo que hacéis, a alguien que no lo sepa.

Cimai: Le diría que es una música muy rítmica, llena de diferentes ritmos, una música alegre porque nuestra música está hecha principalmente para las fiestas y que nos encanta improvisar porque somos gitanos, ¿sabes? Tenemos una estructura, claro, pero luego siempre vamos en direcciones diferentes, hacemos como un ping-pong y cada noche puede cambiar quien hace una parte o un solo... Ponemos mucha alma en ello y después de 20 años tenemos un repertorio enorme, así que hay mucha mezcla de estilo popular, música tradicional hasta versiones de jazz o incluso de pop. Es que nos gusta jugar con la música así que intentamos pillar cosas de diferentes géneros y mezclarlas con nuestra tradición balcánica.

F!: El hecho de ser gitanos, ¿cómo de importante es para vuestra música?

Cimai: Es muy importante, la manera en la que interpretamos la música es especial, es una manera muy gitana. No quiere decir que alguien no gitano no pueda tocar nuestro repertorio pero sonaría diferente. Nuestra manera de tocar está llena de alma y energía y eso infecta al público, se transmite a la gente, y la gente nos la devuelve para que eso siga creciendo y creciendo. Esto es algo muy típico de los gitanos, si nos sentimos bien nos encanta dar lo mejor que tenemos.


Los gitanos no hemos sido capaces de integrarnos incluso en más seiscientos años.

F!: ¿Cómo ves la situación de los gitanos en Europa?

Cimai: Es un tema muy difícil. Opino que la mayoría de los refugiados quieren ir a Alemania. No creo en la política de acoger a todos porque no creo que se vayan a integrar. Lo haría de otra manera. Requeriría a la gente que se integrara aprendiendo el idioma, aprendiendo o acreditando un oficio para ser considerados como ciudadanos europeos. Pero creo que se volverá algo similar a la situación de los gitanos, que realmente no ha cambiado en las últimas décadas en Europa. Nuestro pueblo es de un país y de un continente totalmente diferente y no hemos sido capaces de integrarnos incluso en más de seiscientos años.

Nosotros como músicos tenemos otras opciones, claro, y siempre intentamos adaptarnos porque este es nuestro oficio, ¿sabes? No insistimos en nuestras viejas tradiciones, intentamos ser como la gente es allá donde vamos, Rumanía, España o Inglaterra porque nos dan trabajo. Lo que llevamos con nosotros en nuestra música y nuestra manera de tocar. Si miro a la gente de mi pueblo que tienen otra actitud, por ejemplo, diría que muchos de los problemas que tenemos los provocamos nosotros mismos. Porque no les da la gana o no entienden, incluso después de tantos siglos, no han aprendido a compartir, a hacer un esfuerzo, y ahí es cuando empiezan los problemas.



F!: En la tradición gitana hay instrumentos de cuerda también, ¿por qué aquí no?

Henry: Porque en la región de Moldavia la música de vientos es lo típico. Cada región en Rumanía tiene su propia tradición. La mayoría incluyen Címbalo, contrabajo, violines, acordeón... pero en Moldavia, como era y todavía es una región muy pobre de gente muy pobre, agricultores sobre todo, no había muchos músicos que pudieran tocar esos instrumentos porque necesitas dedos finos. Nuestra música está hecha normalmente por trabajadores que agarraban instrumentos de viento en su tiempo libre.

No necesitas tener dedos especiales ni nada, sólo aprender y tocar mucho. Así que hace como cien o ciento cincuenta años se hizo muy popular esta música. Los músicos Lăutari viven en la ciudad, han estudiado y son profesionales y son caros para contratarlos. Así que todos los pueblos llegaron a tener su banda de vientos, que no necesitaban altavoces ni nada, sólo viejos instrumentos para tocar. Es típico de nuestra región y viene de la historia y de nuestra pobre economía. De hecho, puedo decir que este tipo de música no está muy bien vista en Rumanía porque está considerada música para pobres.


Fuimos pioneros y después de veinte años la gente sigue viendo gente normal que se divierte sobre el escenario, ese es nuestro secreto.

F!: Hace tiempo nadie conocía esta música y ahora está como de moda, ¿habéis notado esa evolución?

Henry: Por supuesto, es la razón de que llevemos girando los últimos 20 años. Es cierto que todo empezó a principios de los 90 con las películas de Emir Kusturica, que introducía junto a Goran Bregovic ese sonido tan chulo y se hizo popular! A todo el mundo le gustó ese sonido extraño. Al mismo tiempo Taraf de Haidouks y Fanfare Ciocarlia empezaron a girar por Europa y llevaron ese sonido al escenario en directo. La gente estaba entusiasmada de ver estas fiestas salvajes, esta música tan divertida que te hacía bailar sin descanso.

Así que llegamos a la vez. La música promocionaban las películas y viceversa, y entonces empezó a ser un movimiento con muchas bandas que de repente han desaparecido en los últimos 10 años. Las únicas dos bandas que realmente quedan de esa época en el mercado internacional son Taraf de Haidouks y Fanfare Ciocarlia. Fueron las primeras, ellos crearon el mercado y son únicas. Ha habido cientos de bandas intentando copiar o imitarlas pero nadie alcanzó su nivel. Y ese nivel no es necesariamente técnico, o no solamente, sino también permanecer con los pies en la tierra.

Fanfare Ciocarlia han hecho más de dos mil conciertos por todo el mundo, en México, en Japón, en Nueva York, en Madrid...han ganado mucho dinero pero siempre se han mantenido gente normal que salen al escenario a ver si son capaces de hacer feliz a la gente y ese es realmente su secreto. La gente ve a gente normal sobre el escenario, nada de divas o superestrellas, que podrían serlo, pero no lo hacen, suben al escenario, les encanta tocar para la gente y ver que la gente se sigue volviendo loca con su música. Nunca cambiaron y por eso siguen en el mercado. La gente aprecia eso.

F!: En estos años habrá habido un intercambio entre vuestra música de tradición balcánica y otras músicas de otros lugares...

Henry: Claro que sí, han tocado en todas partes y han conocido artistas de todos los lugares, africanos, españoles, chinos... y siempre están jugando y pasándolo bien en el backstage, pillando cosas nuevas, músicas del sitio donde están. Y luego cuando van a casa y piensan en el repertorio, recuperan esas cosas que han oído de música mexicana, cumbia o lo que sea e intentan mezclarlo, crear algo nuevo a partir de eso. Por supuesto sigue siendo música balcánica pero renovada año a año de esa manera.

F!: ¿Cómo nacen versiones de canciones de otros estilos como 'Put a spell on you' o 'Born to be wild'?

Cimai: Tenemos cientos de cds cuando estamos de gira y siempre nos gusta escuchar esta canción 'Put a spell on you' de Screaming Jay Hawkings. Pero no teníamos a nadie en la banda capaz de cantar así. Entonces un viejo amigo, Iulian Canaf, cantante de gypsy-blues nos dijo que le gustaría hacer algo juntos alguna vez y le ofrecimos grabar esa canción.

'Born to be wild' fue un encargo de Hollywood para la película Borat. Nos pidieron una versión muy personal y lo hicimos. Nunca habíamos oído la canción ni a sabíamos nada de Steppenwolf. Después de diez minutos de escuchar la canción teníamos la melodía, empezamos a hacer los arreglos y la grabamos en un hotel en Moscú. La mandamos y nos dijeron, "esto es lo que queríamos".

F!: Háblanos de dos canciones muy conocidas: Mesecina y Kalashnikov.

Henry: Mesecina es una canción serbia que incluimos en el repertorio.

Kalashnikov es de hecho en origen una canción popular rumana llamada Ciocarlia, que fue adaptada por Bregovic y todo el mundo piensa que es serbia. No la tocamos más porque acabamos hartos de hablar de eso. Pero bueno, siempre tienes unas obligaciones que le gente pide y por eso tocamos Mesecina.

F!: ¿Qué conocéis de la música gitana en España?

Cimai: Hemos escuchado en la radio y en los viajes pero no llega a Rumanía, es especial de España y no tenemos cosas parecidas en nuestra música.

kboy

Gracias por compartir:

Comenta por favor!

Hay 0 comentarios hasta ahora. Añade algo ;)